Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Arranca 'Sin tetas no hay paraíso'

'Grundy Televisión' realiza la adaptación de la versión colombiana, el mayor éxito en la historia de la televisón en aquel país. La serie está basada en la novela homónima de escritor Gustavo Bolívar.
Sexo, drogas, prostitución, silicona, dinero, ambición, venganza, éxito ... Estos son algunos de los ingredientes que Telecinco ha mezclado en la coctelera de  'Sin tetas no hay paraíso'. La nueva ficción es un remake de la serie colombiana del mismo nombre. Y no, no es una telenovela. La trama mezcla las historias de amor con el thriller policiaco y el drama urbano. Y no. No te hartarás de ver siempre los mismos escenarios. El 70% está rodado en exteriores.
Protagonizada por Amaia Salamanca y Miguel Ángel Silvestre, María Castro y Armando del Río, Cuca Escribano, Fernando Guillén Cuervo y Javier Collado, 'Sin tetas no hay paraíso' narra la historia de Catalina, una joven de 17 años que se adentra en el peligroso mundo del narcotráfico al enamorarse de 'el Duque', un importante traficante de drogas.
La producción se desarrolla en trono a una dualidad. El espectador no se va a sentir identificado de manera directa pues la trama se desarrolla en un inframundo de delicuencia que se desencadena por deseos de ambición, venganza, traición y afán de ascenso social. Sin embargo, cualquier espectador podrá empatizar con Catalina ya que su motor de acción son los sentimientos. Se hunde en el mundo del narcotráfico y la prostitución mientras persigue el amor de 'el Duque', un antiguo vecino del barrio que le ofrece la oportunidad de disfrutar de todo aquello que no tiene: lujo, dinero y una posición privilegiada.
¿De qué va? 
Catalina (Amaia Salamanca) es una adolescente que estudia en un instituto de secundaria. A pesar de ser una estudiante aplicada, es una niña soñadora e inconsciente que se siente acomplejada por el tamaño de su pecho. Su vida da un giro radical cuando regresa al barrio Rafa, ahora conocido como 'el Duque' (Miguel Ángel Silvestre) y que representa para ella un mundo inalcanzable. La joven queda fascinada con él y se enamora perdidamente.
'El Duque' es un hombre atractivo y muy ambicioso que ha conseguido subir de clase social gracias a sus actividades delictivas. Tras abandonar el barrio se ha convertido en un importante narcotraficante y ha amasado una gran fortuna que le permite darse la vida que algunas personas del barrio ansían. Su deseo es elegar a lo más alto de la organización para la que trabaja.
Cuando regresa a su antiguo barrio, se siente inmediatamente atraído por Catalina, a quien no veía desde niña, porque representa su pasado más limpio y alejado del oscuro mundo donde se ha metido.
Después de su reencuentro, la joven se adentrará en el oscuro universo de 'el Duque' y va dando pasos que la acercan a un peligroso precipicio. A pesar de que su madre y su hermano tratan de guiarla y apartarla de todos los peligros, Catalina parece abocada a ellos.
Cuando está a punto de cumplir su sueño y cree que ha alcanzado sus objetivos en la vida, una redada contra el narcotráfico, que termina con la huída de 'el Duque', provoca que Catalina se quede sola y sin la ayuda de los que más la quieren. En ese momento, Jessica (María Castro) aprovecha la vulnerabilidad de la joven para manipularla y hacerla caminar de nuevo por un peligroso doble filo, las fiestas de lujo y la prostitución.