Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Conoce a todos los personajes

- Sara: Rebelde, soñadora y sin miedo a nada, Sara es la una joven de familia humilde que sueña con convertirse en famosa y abandonar la vida gris que lleva en el barrio, donde vive con su madre, Toñi. Descarada, divertida y espontánea, Sara sabe cuidar de sí misma y siempre encuentra salida a los problemas en los que se mete. Reprendida en casa por su actitud insolente y despreocupada, sobrevive con trabajos eventuales y ayudando a su madre en la peluquería.
- Rebeca: A diferencia de Sara, Rebeca se ha criado en una familia acomodada dueña de una importante constructora. Estudiosa, elegante, dulce y muy perfeccionista, la joven tiene unas convicciones éticas sólidas. A pesar de todo, Rebeca ve como su vida cambia cuando aparece Rafa, un arquictecto del que se enamora locamente y por el que tiene intención de abandonar a su novio, Eduardo. A lo largo de su vida, sus deseos han quedado relegados a un segundo plano para estar a la altura de lo que sus padres esperan y desean para ella
- Rafa: El nuevo arquitecto de la constructora Mendoza es un hombre atractivo, tolerante, respetuoso, imaginativo y seductor. Fiel a su instinto, Rafael sabrá nada más conocer a Rebeca que ella es la mujer que estaba esperando. Sin embargo, su llegada a la constructora acabará con la plácida vida de la familia de Rebeca cuando la joven se enamora de él. Sin embargo, su poder de seducción no se termina ahí, Rafa conquista también a Sara, quien no desaprovechará la oportunidad para estar con él cuando por accidente se convierta en la nueva Rebeca Mendoza. Casualmente, Rafa es además el primer amor de Sara y primo de Paqui, la mujer de Genaro, el padrino de Sara.
- Eduardo : Gracias a su buen hacer con los padres de Rebeca, Eduardo se ha convertido en el novio ideal y el yerno perfecto.  A primera vista, Eduardo es un hombre educado, elegante y seductor y Arturo y Lourdes, los padres de Rebeca creen que es la persona adecuada para su hija. El joven lleva tres años saliendo con Rebeca y ha sabido ganarse la confianza de su padre. Sin embargo, no es tan perfecto como quiere aparentar ante su novia y sus suegros: Eduardo es un hombre sin escrúpulos, frío y calculador que  no quiere a Rebeca y al que lo único que le interesa es convertirse en propietario de la constructora gracias a su matrimonio con Rebeca, a quien no quiere y a la que engaña con Berta. Cuando Rebeca empieza una relación con Rafa, el joven ve como sus planes peligran.
- Arturo y Lourdes, los padres de Rebeca: Empresario de éxito y con una trayectoria impecable, Arturo es un hombre perfeccionista que ha inculcado en su hija su capacidd de trabajo. Cuando descubre el affaire de su hija con Rafa, intentará por todos los medios convencer a su hija de que no le conviene. El serio y perfeccionista Arturo Mendoza está casado cn Lourdes Irazábal, una mujer comprensiva y familiar, que afronta la vida de forma despreocupada, aunque su prioridad es siempre la familia, en la que confía plenamente.
- Toñi, la madre de Sara: Vitalidad, energía y fuerza de voluntad son las tres cualidades que mejor la definen. Regenta la peluquería de la Plaza 29 de febrero. Sin embargo, su negocio no hace más que darle problemas, al igual que su madre y su hija. Su relación con Sara es un tanto tensa. El carácter de su hija y sus actos provocan que en más de una ocasión madre e hija discutan amargamente. En la última trifulca, harta de la actitud de Sara, Toñi la echa de casa. Sin embargo, no tarda en arrepentirse de su decisión.    
- Berta, la amante de Eduardo: La directora técnica de la constructora Mendoza Irazábal es una mujer con mucha energía y determinación. Sus cualidades le han llevado a convertirse en una mujer de éxito dentro de un sector mayoritariamente masculino. Sin embargo, su ambición y su deseo por hacerse con el poder en la constructora le ha llevado a soportar que su pareja, Eduardo, mantenga una doble vida junto a Rebeca. Atractiva y enigmática, no duda en utilizar sus encantos femeninos para hacer realidad todas sus aspiraciones profesionales.
- María, la abuela de Rebeca : el terror de las abuelas, así es María. Desconoce las buenas maneras y dice lo primero que se le pasa por la cabeza sin pensar en las consecuencias. Su marido Antonio fue durante décadas el panadero de la Plaza hasta su fallecimiento en brazos de otra mujer. Con un carácter gruñón y respondón, María fue la encargada de decirle a Sara que era adoptada en venganza a un comentario de la niña cuando apenas tenía diez años. A pesar de su carácter malhumorado, María es una mujer presumida y franca que disfruta coqueteando con los hombres.
- Chete, el amigo de Rafa: trabajador incansable, con grandes dotes de liderazgo, Chete es el jefe técnico de la constructora y gran amigo de Rafa. Mientras trata de llevar a buen puerto los proyectos de la empresa para la que trabaja, mantiene numerosas discrepancias con Berta, su jefa directa. Tras su reciente y traumática separación, atraviesa una delicada situación económica y desconfía del género femenino.
- Pepe Lee, el mejor amigo de Sara: aunque de origen chino, Pepe Lee ha nacido en España y está plenamente integrado en las costumbres de nuestro país. Sensato, discreto y prudente, Pepe Lee mantiene oculto su amor por Sara y permanece a su lado como su fiel y leal confidente.Cree en ella ciegamente, pero siempre se encarga de ponerle los pies en la tierra cuando pierde el rumbo. Compagina sus estudios de ingeniero de caminos con el trabajo en la tienda de alimentación de su madre, Anachú.
- Usnavy, la recepcionista y amiga de Rebeca: alegre, vital y sin complejos, Usnavy ha venido a España para ganar dinero y poder traerse a su hijo. Madre soltera, trabaja de recepcionista en la constructora. A pesar de ser la recepcionista, su relación con Rebeca ha traspasado lo meramente profesional. Amigas y compañeras, Rebeca le ha prometido convertirla en su asistente personal.
- Pedro, el eterno pretendiente de Sara: harto de su fama de gay y llevado por su obsesión por reafirmar continuamente su condición sexual en su lugar de trabajo le ha llevado a seducir a algunas de las clientas de la peluquería. Este joven peluquero, resuelto y ocurrente, está perdidamente enamorado de Sara y no se da por vencido a pesar de las continuas calabazas que le ha dado. Su valía profesional y su capacidad para atraer a una joven clientela le llevarán a pedir a su jefa que el convierta en socio de su negocio.
- Anachú, la madre de Pepe Lee: ha trabajado incansablmente en los últimos 20 años en la tienda de alimentación que abrió gracias a un crédito de un familiar. La dulzura y disponibilidad que muestra ante sus clientes contrasta con su rigidez en la vida familiar. Esta pequeña empresaria de origen chino, casada con Liao, sueña con que su hijo herede algún día su negocio.
- Genaro, el padrino de Sara: casado con Paqui y padre de Susana, Genaro es un hombre cabezota y de buenos sentimientos al que le gusta discutir y que siente especial debilidad por los más necesitados. Defensor a ultranza del sistema norteamericano, es propietario del principal restaurante del barrio, un establecimiento que ha regentado su familia desde hace varias generaciones.
- Paqui, la mujer de Genaro: a diferencia de su esposo, Paqui es una mujer abierta y positiva volcada en la educación de su hija Susana y en la modernización del negocio. Atractiva y permanentemente a dieta, siente una gran atracción por el esoterismo, la filosofía oriental y el poder de la mente. Contagia su alegría y optimismo a quienes la rodean, especialmente a Toñi, su mejor amiga.
- Susana, la hija de Genaro: a sus 11 años, Susana es una niña precoz y superdotada que disfruta con los números y la lectura. Su elevado cociente intelectual le permite detectar los errores de las cuentas del restaurante y acaparar los elogios de los adultos y suscitar los recelos entre los niños de su edad. A pesar de su perfeccionismo y extenso vocabulario, le aterra fracasar realizando actividades físicas que no dependen de sus conocimientos.
- Lulo, el cliente habitual: cleptómano por naturaleza y ex convicto, fantasea con la idea de llevar a cabo el atraco perfecto desde que salió de la cárcel. Mientras espera que se presente su gran oportunidad, continúa robando y apostando en diferentes juegos de azar.
 
- Torete, el taxista del barrio: amigo de Genaro, Torete siempre hace gala de su talante conciliador durante las discusiones del propietario del restaurante y Lulo. Mientras trabaja como taxista, intenta convencer a Genaro para que le respalde en sus múltiples y excéntricas iniciativas empresariales. Su mayor debilidad son las mujeres y aunque alardea constantemente sobre sus conocimientos en materia femenina, sus conquistas son más bien escasas.