Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Diego y Adriana, vuelve el amor

Tras meses de acercamientos y peleas constantes, la chispa de la pasión vuelve a prender en Diego y Adriana. La pareja, después de mucho tiempo distanciados, cae rendida en brazos del amor.
A pesar del intento de Alicia por acercarse a su hijo, Ángel se niega a aceptar el trabajo que le ofrece por considerarlo poca cosa. Su actitud le lleva a un enfrentamiento con Be, y, aunque se acaban reconciliando, el incidente arroja nuevas sombras sobre su carácter.
Sin embargo, Be consigue que su hermano recapacite y acepte el empleo que le ha ofrecido su madre como primer paso en su relación. Curiosamente,  cuando Angel acepta el empleo, se produce un insólito acercamiento entre Alicia y Be, que por primera vez parecen madre e hija.
Por su parte y a pesar de la oposición de los padres del adolescente, Chali sigue empeñada en que Lolo se convierta en una estrella. Sin embargo, no será fácil y tendrá que luchar contra la oposición de los progenitores del joven y del personal del casting.
El primer escollo, Richard, lo sortea sin mayores problemas, pero las trabas no terminarán ahí. Al llegar al casting, Chali y Lolo se topan con Verónica, una directora de casting con muy malas pulgas. Durante la audición, Lolo se bloquea, y Chali le echa el cable dando rienda suelta a su talento interpretativo.
Lolo y su madrina salen al paso y consiguen que el casting salga mucho mejor de lo que ellos mismos esperaban. Sin embargo, la felicidad de ambos se verá empañada cuando ya casi han obtenido el papel. De repente, Richard llega a la audición y  amenaza con mandarlo todo al carajo.
Mientras tanto, Mario escucha la conversación entre Isabel y Nacho y descubre que su mujer se siente sola. Dolido porque todo el mundo sepa su situación matrimonial excepto él, la situación vuelve a provocar una crisis entr la pareja.
Por último, Olarte se convierte en el cocinero de la romántica cita entre Diego y Adriana. Como cabía esperar, las dotes culinarias del ayudante de Diego brillan por su ausencia y prepara un plato totalmente incomestible. Sin embargo, su mal hacer en los fogones propiciará que Diego y Adriana se dejen llevar por la pasión.