Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Javier Bardem: " los medios de comunicación son como un canal de aguas fecales"

Hoy en día es el actor más famoso y aclamado de España. Pero no sólo destaca por una faceta artística digna de admiración; también por haber declarado una auténtica guerra a los medios de comunicación españoles, conflicto que no está dispuesto a enterrar. A pesar de que ha intentado aclarar las duras palabras que recientemente dedicó al periodismo nacional en un diario estadounidense, con sus declaraciones en el Festival de Cine de San Sebastían no ha hecho más que empeorar las cosas.
La trayectoria que le ha convertido en uno de los personajes más odiados comenzó cuando, junto con más artistas del cine o la música, se manifestó en contra de la Guerra de Irak. Corría el año 2003 y, desde entonces, su fama no ha mejorado demasiado a pesar de sus grandes éxitos en el mundo cinematográfico. El último de ellos, el Oscar conseguido por 'No es país para viejos'.
En una entrevista que hace poco concedió a 'The New York Times', llegó a afirmar que los españoles son "una panda de tontos". Algo que en nuestro país evidentemente no gustó y que el actor intentó disculpar recurriendo a unas supuestas 'dificultades idiomáticas'. En definitiva, quiso manifestar que todo había sido un malentendido. Algo en lo que coincide la periodista que le entrevistó que, a través de un comunicado, ha querido subrayar que se trató de un error.
Pero no todo quedó ahí y parece que la reacción de los medios españoles ante dicha aclaración no ha sido del agrado de Bardem, que no ha dudado en destacar el sensacionalismo que, según él, afecta a buena parte del periodismo. En esta ocasión, las 'perlas' que el actor ha dedicado al sector mediático español vuelven a ser breves pero contundentes. Estas son algunas de las expresiones que pronunció en San Sebastián, durante la presentación de 'Vicky Cristina Barcelona': "es simplemente curioso ver todo el empeño de tantos medios de comunicación en enseñar la sangre, en morder la carne y el poco interés que hubo en poner el comunicado que desmentía lo anterior".
No contento con poner en duda la reputación periodística, comenzó un discurso lleno de metáforas en el que rebajaba a sus enemigos de la prensa al nivel de las cloacas. Y lo hacía de esta guisa: "me vine una imagen muy clara que es yo estoy en un río, en mi río con mi barquita, camino a lo que me interesa, a la investigación, el descubrimiento y el desarrollo de mi arte y de mi oficio, que es lo que amo. Y al lado, paralelamente, corre un canal a veces de aguas fecales, a veces más limpias, donde vierten todo tipo de cosas, imágenes, palabras, hechos que supuestamente se me adjudican". Según estas palabras, serían los medios quienes vienen a enturbiar una carrera que él mismo reconoce como fulgurante. Un cauce de aguas sucias que, en su opinión, "es incontrolable".
Para concluir su escueta intervención en la rueda de prensa, lanzó un mensaje en el que deja claras sus intenciones. Y es que resume sus ganas de seguir creciendo en el cine con un "yo sigo por mi caminito, que es lo único que puedo hacer". Puede que sólo haya querido manifestar sus pensamientos pero, como estrategia para asegurar el éxito del último filme de Woody Allen en España, estas declaraciones también pueden cumplir su objetivo.