Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Justicia por Couso

Hace cinco años, un bombardeo en el Hotel Palestina, acababa con la vida del cámara de Tele 5 José Couso y de Taras Protsyk, de Reuters. Desde entonces, su muerte se convirtió en un símbolo por el que se emprendió una lucha con un único objetivo: exigir justicia.
El ocho de abril de 2003, un disparo acababa con la vida de El cámara de Tele 5 se encontraba grabando uno de los combates entre los tropas estadounidenses contra la guardia Republicana iraquí. José Couso.
Tras su muerte, la figura de José Couso se convirtió en un símbolo del periodismo. Un símbolo por el que se emprendía una lucha personal, por parte de la familia, y colectiva emprendida por el sector periodístico. Pero ambos tenían un objetivo común: la búsqueda de justicia.
En el ataque, también perdía la vida el ucraniano Taras Protsyukm pero la actuación de los gobiernos de ambos países fue distinta como explica David Couso, "en el caso de Tas es diferente, porque su gobierno les apoyó desde el primer momento, exigieron una investigación a los de USA, le condecoraron con la medalla al trabajo (...) En el caso de José fue totalmente lo contrario".
¿Una verdad global?
El suceso supuso también un giro de 180 grados para el periodismo de conflictos. Según se expone en 'Periodismo herido, heridas que no cierran', "la información plural ha desaparecido, ha nacido la información de 'racimo': con una sola fuente se bombardean millones de objetivos".
Jon Sistiaga explica a lo largo del documenta, que "los tres puntos de directo fueron finiquitados con tres certeros disparos de tanques norteamericanos" lo que para el periodista supuso "una decisión consciente de acabar con las imágenes que se estaban emitiendo en directo".
La lucha de la familia Couso
La familia de Couso también está convencida de que la muerte de José no fue fruto de la casualidad, por este motivo Sabela Couso, su hermana, nos habla de su lucha "porque si matar a un periodista sale tan barato, llega un momento en el que la información que recibimos de una guerra será la que cuatro señores nos quieren imponer o nos dejarán ver".
La muerte de un periodista viola la Convención de Ginebra que establece en el artículo 79 que "los periodistas que realicen misiones profesionales peligrosas en la zona de conflicto armado serán consideradas personas civiles" añadiendo que "deberán ser protegidas como tales".
La familia sigue con la madre de Couso cuenta que "mientras viva, ahí delante del cuerpo de José, en el tanatorio, juré que mientras yo tuviese vida iba a pedir justicia". Sin embargo, han tenido que sufrir comentario de todo tipo "la gente no daba un duro por nuestra lucha, decían que éramos unos locos, uno insensatos", continuaba Isabel. batalla judicial, Isabel Permuy,
El objetivo de la familia es ver sentados en el banquillo a los militares que abrieron fuego contra el Hotel Palestina donde se alojaba toda la prensa. Sabela Couso confían en ello "creo que sí, por eso sigo mi lucha". Su madre, apela a su victoria en el Supremo y asegura que agotarán todas las vías posibles, "quien sabe si algún día estos tres militares estadounidenses pueden sentarse en el banquillo Yo tengo esa esperanza, y espero verlo antes de morirme".
¿Cómo era José Couso?
El reportaje incluye un homenaje a Couso recordando cómo era. Isabel es una madre orgullosa, que recuerda el tiempo universitario de José, su boda con Lola, su novia de toda la vida, "siempre ha sido muy trabajador, muy alegre, le encantaba estar con sus amigos".
Entre sus colegas, Jon Sistiaga lo define "como el mejor compañero de viaje a un lugar duro de trabajo". Todos le recuerdan con una sonrisa en la cara, el único capaz de conservarla tras más de 12 horas de trabajo.
Cinco años después...
Ha pasado mucho tiempo desde la muerte de Couso. Pero su caso se ha convertido en un símbolo por el que luchar, exigiendo justicia. Aún queda un largo camino pero su familia, amigos y un gran colectivo de periodistas continuarán empeñados hasta lograr su objetivo: hacer justicia.
El reportaje realizado por Documenta 5 se estrenará el próximo jueves día 25 de septiembre a las 22:30 horas. Y podrás disfrutarlo en futuras reemisiones:
- Jueves 25 sept: 22:30 
- Sábado 27 sept: 14:30
- Domingo 5 oct: 18:00
- Lunes 6 oct: 10:30
- Viernes 10 oct: 16:00
- Martes 14 oct: 16:00