Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Luchar contra los sentimientos

En el capítulo del martes 18 de noviembre, Adriana seguirá luchando contra sus sentimientos. Las dudas sobre las intenciones de Diego con Chali, la preocupan y la joven opta por no dejarse llevar.
Be, Roberto, Césasr y Noelia siguen ocultándose cosas y conspirando. La joven no quiere que su novio se entrener de que la noche anterior cenó con César y Rober no sabe como contarle que formará equipo con Noelia en el tema de las entrevistas. Sin embargo, Roberto consigue sincerarse, a pesar del enfado de su chica.
Be lo tendrá más difícil . Después del enfado de Rober por el beso con César la joven no sabe como se tomará la cena en su casa.
Por otro lado, Adriana no se atreve a dejarse llevar por sus sentimientos hacia Diego y finalmente termina por rechazar al jefe de personal. Al varapalo sufrido por las calabazas de su chica, se suma que Cayetana y Chali consiguen contactar con un nuevo anunciante que puede salvar Bulevar 21 tras el asunto de Yasmina.
Por su parte, Adriana se siente culpable por no iniciar una relación con Diego. A pesar de sus sentimientos la joven sigue dudando de la integridad moral de su amante nocturno y no se permite el lujo de caer en sus redes hasta que no tenga claro que Diego es de fiar. Sin embargo, la aparición de una nueva carpeta roja en juego cambiará las cosas.
Cuando Puri y Adriana le quitan a Olarte un documento del BCA, la joven cree haber aclarado el secreto. La mensajera cree que el trato entre Diego y  la directora del BCA se refiere única y exclusivamente a la fotodepilación del subalterno. Gracias a este hallazgo, la mensajera se queda sin excusa para no lanzarse a la aventura del amor.