Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Miguel declaró que El Cuco y él violaron a Marta bajo los efectos de MDMA, cannabis y alcohol

La última declaración de MiguelTELECINCO.ES
Tras numerosos cambios de declaración que están "volviendo loca a la policía", según se ha expresado Nacho Abad, Miguel Carcaño relató por última vez el asesinato de Marta del Castillo de esta manera:
"Llegamos a León XII sobre las 20.20 y Marta se fue directa a la habitación. El teléfono sonó pero ella no lo cogió porque era una amiga que le llamaba a cobro revertido.
Mi hermano estaba en casa pero se fue al poco tiempo. Cuando se marchó fuimos al salón y yo me tomé más de un cubata. A los diez minutos llegó Cuco. Estaba muy borracho y traía cinco o seis pastillas de color rosa, con un puño dibujado. Cuco y yo empezamos a tomar pastillas y además nos fumamos seis u ocho porros.
Estábamos los tres sentados en el sofá e intenté enrollarme con Marta. Ella quitó la cara y yo me levanté mosqueado. Marta vino detrás de mi pidiéndome que no me enfadase porque nuestra relación ya había terminado. Entonces le pegué un puñetazo en la boca y empezó a sangrar. Cuco también la pegó"
A continuación y según declaró el propio Miguel los dos amigos llevaron a Marta a la habitación. Es un relato estremecedor y por respeto a sus padres, Rojo y Negro ha decidido omitir los detalles. Lo que sucedió después sigue a continuación, según la declaración de Miguel:
"Sacamos a Marta de casa y la tiramos al contenedor. Cuco tiró la navaja en una alcantarilla que está al lado del portal y el cable en una papelera. Después se marchó en bicicleta. Yo entré en casa con la silla y me encontré con un vecino que iba solo. No vi sangre en el salón, tampoco en el dormitorio... pero limpié el suelo de la habitación porque vi que estaba sucio. Cuando terminé me fui a Camas, a donde llegué a las 22.50 horas.
No es cierto que Samuel estuviera en León XIII el día de los hechos. Él y mi hermano no participaron en nada. Tampoco es verdad que le contase lo que pasó a la familia de Camas. Siento lo sucedido... si no lo he contado hasta ahora es porque tenía miedo y no sabía cómo actuar".
La verdad, más cerca
 
Gema Fernández, reportera de Rojo y Negro que está trabajando en este caso, ha manifestado que la policía da más verosimilitud a la primera declaración. Aunque cree que esta se acerca a también a la verdad en algunos aspectos. Exactamente lo mismo que Jorge Muñoz, periodista sevillano y colaborador del programa.
Por su parte, Juan Antonio O´Donell, ex policía, cree que estos giros ponen en dificultades la investigación. Y además, le resta valor porque a su juicio, es imposible que se dé la serenidad posterior al crimen si iban drogados. Esto lo explica Manuel Maza, abogado penalista, por la existencia de una "cabeza pensante", presuntamente el hermano de Miguel del Castillo, quien le llamara por teléfono durante la búsqueda de la joven, según ha podido saber la policía, para decirle que no dijese hablase, que "no tenían nada".
Demasiadas drogas
En este sentido, Gema Fernández ha apuntado que, además, de una organización, todavía puede haber alguien "de fuera" manipulando pruebas o añadiéndolas, como es el caso de la navaja aparecida en la alcantarilla.
Por otro lado, sobre el tema de las drogas, el psiquiatra Miguel Gaona, colaborador habitual de Rojo y Negro, ha mostrado su dudas sobre la veracidad de las cantidades alegadas en la declaración. Seis pastillas de éxtasis, una cada cinco minutos, "depende mucho de la tolerancia, pureza, pero a los pocos minutos a pesar de lo que cree la gente, a los pocos minutos comienza a hacer efecto. Uno cada cinco minutos, que es una barbaridad, si añadimos el efecto de los porros, da lugar a una intoxicación aguda".
Por último, Nacho Abad ha anunciado que durante los próximos días se hablará de un segundo testigo que también vio a Miguel con una silla de ruedas alrededor de la una y las dos de la madrugada "llevando un bulto en ella". El primero, según ha podido saber Gema Ferández, le vio mirándose al espejo, "acicalándose", con total tranquilidad y le saludó "sin que le temblase la voz".