Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lo que Natalio no soporta

Vivir la vida o sumirse en el recuerdo de tiempos mejores. Estas son las dos formas de ver la vida una vez cumplidos los sesenta. Si a ello le sumas cuarenta años de mala convivencia con tu pareja, como le ocurre a Natalio, el día a día puede convertirse en un infierno... Pero, ¿qué es lo que no soporta?
Los sesenta, una edad que puede considerarse como el momento de vivir todo lo que aún no se ha vivido. Las obligaciones cotidianas, el trabajo, los hijos... Problemas que no nos han dejado vivir la vida como hemos querido.
 
Pero también los hay pesimistas que ven el vaso semivacío. Para ellos, los sesenta representan el inicio del ocaso de la vida, no hay mucho más por hacer y prefieren vivir en el recuerdo de tiempos pasados.
 
Si a esto añadimos 40 años de matrimonio, como es el caso de Paca y Natalio, el día a día es, sencillamente, inaguantable. Natalio intenta en ciertas ocasiones, recuperar el cariño perdido pero su mujer no parece estar dispuesta a ello y él no puede soportarlo.
 
No compartir momentos
 
1 Para hacer el día a día más ameno, llegas a casa con la intención de hablar con tu pareja, contarle cómo te ha ido el día... Pero Paca no está dispuesta a escuchar las penas de su marido y le persigue con la única intención de hacerle la vida un poco más insoportable, "¡yo, con tal de fastidiarte, lo que sea cariño!".
 
La falta de sexo
 
El sexo a los sesenta es, en ciertos matrimonios, casi inexistente, Paca y Natalio no escapan de este tópico, "Natalio, ¿te apetece hacer el amor?" pero esta pregunta inesperada de su mujer se torna sarcasmo cuando ella asegura que ni loca haría el amor con él, "¡Es deprimente mi mujer no quiere hacer el amor conmigo!".
 
Que desee su muerte
 
Sin embargo, no todos los matrimonios viven el extraño fenómeno que marca la vida de esta pareja y es que Paca tiene vocación de viuda y busca en Natalio síntomas de su muerte en cualquier situación.
 
A tal punto llegan las insinuaciones de su pareja, que Natalio intenta calcular qué dosis de somníferos dejarían a Paca dormida durante días.
 
Un matrimonio que lleva al límite de la desesperación a Natalio, "¡Tendría que haber aprovechado que la iglesia estaba a oscuras para escapar de ti!" Sin embargo, nada de esto sería igual si estuvieran solos, es su particular forma de quererse.