Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pillada in fraganti

Sara no para de meterse en líos. Después de aceptar las dos proposiciones de matrimonio, la joven es descubierta con los dos anillos en mitad de una reunión.
Sólo unas horas después de conocerse, las vidas de Sara y Rebeca han dado un giro radical. Mientras Rebeca sigue en coma en el hospital, Sara no para de meterse en líos. Intentando pasar inadvertida, cada vez que toma una decisión por su hermana provoca un lío mayor.
Después de aceptar las propuestas de matrimonio de Eduardo y Rafa y tras otro intento infructuoso de ponerse en contacto con su gemela, Sara es descubierta en mitad de la reunión con la concejala de urbanismo con dos anillos de compromiso. Desesperada, en lugar de confesar, decide seguir haciéndose pasar por Rebeca y pide a Rafa y Eduardo que le dejen un día para decidir con cual de los dos quiere casarse.
Por su parte, Rebeca sigue sin despertar. Toñi no se separa de su lado y con la ayuda de los vecinos de la Plaza 29 de febrero deciden pagar un especialista para que venga a verla al hospital y la trate. Sin embargo, no será tarea fácil.
Aunque todos los vecinos están de acuerdo en apoyar a su amiga y poner dinero para pagar el tratamiento, al día siguiente descubren que alguien ha robado en sus modestos negocios. El bar de Genaro y la tienda de Anachú han sido saqueados, lo que dificulta notablemente el pago del especialista. A pesar de todo, deciden ocultarle lo ocurrido a Toñi para no preocuparla.
Confiando en la generosidad de sus vecinos y amigos, Toñi decide por su cuenta citar al médico y acelerar la recuperación de su hija.
Mientras tanto, Sara intenta volver a su vida. Sin su bolso, sus llaves y ninguna de sus pertenencias, la joven intenta entrar en su casa rompiendo un cristal y es detenida por un policía. Sin embargo, no estará sola. Rafa acudirá en su ayuda pero las cosas se tuercen y ambos pasarán la noche en los calabozos de la comisaría.
Cada uno en un celda, a oscuras y sin más compañía que sus voces, el chico ayuda a Sara a superar su claustrofobia. La ternura y el trato de Rafa terminan por conquistar a Sara que se enamora de él.
Mientras, en el hospital, Pepe Lee le confiesa su amor a Rebeca creyendo que es Sara.