Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Rojo y Negro' descubre una red de anoréxicas que organiza competiciones de pérdida de peso

La reportera del programa que presenta Nacho Abad, Gracia Solera, ha encontrado en Internet una red de anoréxicas que se da apoyo mutuo a la hora de perder peso de forma enfermiza hasta el punto de organizar competiciones. La presentación de la investigación se ha hecho en presencia de Marina Valleja, madre de Roser, una anoréxica que murió pesando 17 kilos.
"Lunes 23 de marzo de 2009. Hoy es mi día 36 a base de agua y cigarrillos. Lo último que me comí fue una manzana. No recuerdo su sabor. Mi cabeza no da para mucho. Tengo ojeras. Me tiemblan las piernas. Pero me siento más feliz que nunca. Tengo 22 años y 33 kilos de peso".
Este texto es obra de Lupe, una de las anoréxicas más famosas en Internet. Ha organizado una competición entre 54 chicas y dos chicos para perder peso hasta límites inhumanos. Ayunaron hasta la extenuación, se cortaron con cuchillas, vomitaron, salieron a la calle con tal de perder calorías expuestas semidesnudas a temperaturas extremas. Todo con tal de perder peso". Según ha revelado Gracia Solera, tienen sus propias normas. Hasta un sistema de puntos para premiar al que más rápido se mate de hambre:
"Ayuno total, 30 puntos: 10 por tomar un laxante, 10 por vomitar, 40 por una hora de ejercicio, barrer y fregar, 6 puntos". Se llaman 'Carreras de kilos'.
En sus puntos de encuentro se consuelan unos a otros. Hay testimonios escalofriantes como éste: "Mi cuerpo me da más asco que de costumbre. Ayer quería gritar y gritar hasta desgarrarme la garganta. Si hubiese podido, habría vomitado para relajarme, pero opté por cortarme. Cuanto más alto quería gritar, más apretaba las tijeras contra mi tripa y mis muslos, las  zonas que más odio de mi cuerpo".
Rasgarse la piel con cuchillas
La automutilación cada vez obsesiona más a las anoréxicas y bulímicas. Una manifestación psicopatológica de autodesprecio que, según la investigación de 'Rojo y negro', estas jóvenes enfermas han tomado de la actriz Drew Barrymore:
"Si os digo que perforarse la lengua quita el hambre por una semana, ¿Me creeríais? Al parecer esto le sucedió a ella. El hinchazón y el malestar duraron dos semanas y no pudo comer nada. ¿Es esta la nueva dieta? A lo mejor deberíamos hacerlo y a ver qué pasa".
Influenciadas por estrellas de los medios
Aunque la lista de 'influencias' es interminable. Las anoréxicas no cesan de citar a las hermanas Olsen, Calista Flockhart, Victoria Beckham, Britney Spears, Lindsay Lohan, Kate Mosh... es lo que ellas llamas 'thinspiration', un cruce de palabras entre inspiración y el término anglosajón 'thin', que quiere decir delgado. 
 
El fallecimiento más reciente fue el de la joven Andrea Carrión. Murió, según ha podido saber 'Rojo y Negro', sobre el teclado de su ordenador de un ataque al corazón. Su hermana lo relató así en el propio blog de la finada: "Hola, soy la hermana de André Princesita. Sólo quería informarles de que acaba de fallecer a consecuencia de seguir sus propias reglas en cuanto a alimentación".
Este hecho, lejos de alarmar a sus seguidores, sirvió para granjearle más fans aún. En ocho meses perdió 22 kilos. En palabras de Lupe, esta enfermedad es un "placer extremo". Buscan, sobre todo, sentirse heroínas, a ver quién encuentra la perfección dentro de sus ideales desequilibrados. Y no es sólo un problema de adolescentes, Rojo y Negro ha averiguado que afecta también tanto a niñas de diez años como a madres y señoras casadas.
Roser murió pesando 17 kilos
Para hacerse una idea del sufrimiento que puede generar caer en esta enfermedad. Nacho Abad ha entrevistado a Marina Valleja, madre de Roser, una joven que murió con 35 años pesando 17 kilos. Su problema vino por la pérdida de un novio que la arruinó y la muerte de su padre.
"Comía y luego vomitaba. Se quedó en una silla de ruedas porque sus piernas perdieron la masa muscular y luego se le cayeron los dientes. Le daban antidepresivos y antipsicóticos e hicieron explosión, pero cómo vas a ir contra los médicos. Al final, he aprendido que los padres no debemos ser sargentos cuando nuestros hijos caen en algo así".
Su madre sólo tiene un mensaje para quienes se sientan tentados de iniciar una dinámica de este tipo: "No mirar el ordenador, tienen que pensar que la vida es muy bonita. HYay muchos pájaros. Sólo por verlos a ellos y a las flores merece la pena vivir".