Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las adolescentes opinan sobre la píldora

¿Sabes qué es la píldora del día después? ¿Cuándo se utiliza? ¿Para qué sirve? ¿Previene enfermedades de transmisión sexual? Algunas adolescentes ante esta retahíla de preguntas se quedaban estupefactas, no por su contenido sexual si no por la ignorancia y la desinformación a la hora de responder, pero en otros casos se apresuraban a decir un gran "sí, claro que sabemos lo que es y para qué sirve". Puede que las tachen de irresponsables pero cada una dio su opinión con cabeza y con conocimiento de causa (es verdad que a veces tuve que explicar en qué consiste esta píldora).
La primera adolescente con la que me topo se llama Beatriz y tiene 15 años, me mira con cara de no entender nada de lo que le estoy diciendo, pero tras una breve explicación contesta: "me parece bien que la vendan en las farmacias, y si me pasara alguna vez consultaría con mis padres".
Tras ella me encuentro con Ana, ella tiene 16 años y tiene claro lo que es y para que sirve: "no está bien que se venda libremente porque no se debe abusar de ella", añade. Pero a continuación cuenta que si le llegara a pasar iría a un centro de planificación familiar para que le ayudasen y le explicasen los efectos secundarios que tiene el fármaco, "y en todo caso se lo contaría a mi madre".
Me acerco a un grupo de chicos y chicas, y rápidamente busco a las jóvenes, se llaman Celia, Paula y Marta y tienen, entre 15 y 16 años.
Celia: "No la tomaría, pero me parece bien que aprueben la ley". Pero más tarde recapacita y añade, "la tomaría y no se lo diría a mis padres".
Paula: "Sí me la compraría si me pasara y probablemente no se lo contaría a mis padres".
Marta: "Me la tomaría si tuviera una emergencia sexual y creo que no se lo diría a mis padres".
Después me encuentro con Blanca y Carlota, que tienen 16 y 15 años respectivamente. Son amigas, van al mismo colegio, se conocen desde niñas y coinciden a la hora de hablar de la píldora del día después.
Carlota: "Se debe tomar creo que como mucho tras 48 ó 72 horas después del coito y sólo previene embarazos. Creo que deberían de saberlo mis padres y tener su consentimiento si me la llego a tomar alguna vez". Blanca asiente con la cabeza de que está de acuerdo con todo lo que dice su amiga, "pienso que mucha gente lo va a utilizar como método anticonceptivo pero si me pasara iría a comprarla, además no le diría a mis padres que la he tomado".