Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El éxito de las patito feo

Guapas, ricas, famosas , cuerpos de infarto, medidas perfectas... todos estos calificativos son los que se nos vienen a la cabeza cuando pensamos en las famosas que copan las portadas del papel couché y que son referencia en el mundo del cine o la música.
Ocupan las primeras páginas, son ídolos de adolescentes y mayores, y son una referencia en los ámbitos en los que se desenvuelven. Si embargo, no siempre éxito y belleza van de la mano.
Ejemplos no faltan. En cualquier ámbito que se precie son muchas las mujeres que no han necesitado una cara bonita para alcanzar el éxito. ¿Quién no recuerda a la oscarizada Meryl Streep en 'Memorias de África'? Con seis Globos de oro, dos Oscar y otras 12 nominaciones en su haber, la estadounidense se ha convertido en la actriz más nominada de la historia de los Oscar.
Son muchas las actrices y cantantes que triunfan en Hollywood sin tener un físico de esos que quitan el hipo. Barbra Streissand y Liza Minelli son dos buenas referencias. Con un Oscar por 'Cabaret' y con dos Globos de oro en su palmarés, la actriz Liza Minelli comenzó a trabajar con tan sólo tres años y desde entonces no se ha bajado de los escenarios. El mundo se rindió a sus pies con su interpretación en 'Cabaret', pero también ha sabido hacerse un hueco en el mundo de la música.
Con una estrella en el paseo de la fama de Hollywood, la actriz y cantante Barbra Streissand se ha convertido gracias a su trabajo en una de las mujeres más conocidas de Hollywood. A pesar de comenzar su carrera como cantante, poco a poco fue adentrándose en el mundo del cine, demostrando que podía llegar a ser una de las grandes, como lo confirma su Oscar en 1968 por 'Funny girl'.
Aunque sobre gustos no hay nada escrito, Rosie O`donnell, Whoopie Goldberg, Geraldine Chaplin o Tori Spelling podrían completar esta lista en EEUU.
1 Pero no hace falta que nos vayamos hasta Hollywood para encontrar ejemplos. Dentro del cine patrio destaca, con más de una treintena de películas, Rossy de Palma. Una belleza picassiana que se llegó a convertir en chica Almodovar e incluso ha trabajado puntualmente como modelo. Con el director manchego ha rodado títulos como 'Mujeres al borde de un ataque de nervios', 'Kika' (que le valió la nominación al Goya) o 'La flor de mi secreto'.
En '20 centímetros' coincidió con otra de las actrices menos agraciadas del panorama cinematográfico español: Mónica Cervera. La actriz malagueña se dio a conocer al gran público con 'Crimen Ferpecto' de Alex de la Iglesia, quien pensó inmediatamente en ella para dar vida a Lourdes, un papel que fue escrito para la actriz.
También la música cuenta con grandes estrellas que no están dentro de los cánones establecidos. No podemos olvidar a la fallecida Janis Joplin, una de las mejores cantantes de rock de todos los tiempos y a la que la revista Rolling Stones denominó "la Judy Garland del rock". Su música aún pervive y la cantante estadounidense se ha convertido en mito tras una muerte llena de incógnitas en 1970.
Mención aparte merece la viuda de Kurt Cobain, Courtney Love, que además de no ser una belleza al uso, tampoco podría convertirse en un icono de la moda ni el buen gusto.
Pero no sólo en el cine o la música hay ejemplos claros de mujeres que logran llegar a lo más alto a pesar de su físico. La televisión también ha elevado al estrellato a grandes actrices.
Podemos destacar a Rhea Perlman que, en la prestigiosa 'Cheers', encarnaba a Carla Tortelli, papel que le valió la consecución de cuatro premios Emmy a la mejor actriz secundaria. A pesar de ser recordada por este papel, la actriz estadounidense ha participado en más de medio centenar de producciones televisivas y cinematográficas.
En España y gracias a las series de televisión hemos conocido a algunos de los rostros menos hermosos del panorama nacional. Entre las mujeres menos bellas podemos destacar a Nuria González, la famosa Candela de 'Los Serrano' o Juana Cordero, o lo que es lo mismo Choches, la señora de la limpieza de 'Camera Café'.
También en televisión se dieron a conocer Paz Padilla y Eva Hache. La humorista y actriz gaditana comenzó su carrera en 1994 en el popular concurso 'Genio y figura'. A partir de ese momento, los contratos no pararon de llegar, e incluso, ha llegado a ser la protagonista absoluta de dos series ('Ala Dina' y 'Mis adorables vecinos').  
Deporte y política
Aunque parece que en música y cine son los ámbitos en los que más relevancia tiene el aspecto físico, bien es cierto que en los últimos años las deportistas cuidan mucho más su aspecto. Prueba de ello son Ana Kurnikova, María Sarapova, Amanda Beard (nadadora), Amy Taylor (futbolista) o Almudena Cid (gimnasta) copan las portadas, no sólo de publicaciones deportivas.
Sin embargo, algunas de las deportistas consideradas las mejores del mundo, como es el caso Steffi Graf, Martina Navratilova o Conchita Martínez, han llegado hasta la cumbre sin pasar por las portadas de las revistas de medio mundo. 
Mención aparte merece el mundo de la política. ¿Quién no recuerda a la grandilocuente Cristina Almeida? Su aspecto poco agraciado no le ha impedido convertirse en una de las figuras políticas de nuestro país y una destacada abogada laboralilsta y feminista.  
No podemos olvidar a María Teresa Fernández de la Vega, la actual Vicepresidenta primera del Gobierno y primera mujer en ocupar este puesto. Ocupa además el puesto de Ministra de la Presidencia. A pesar de no tener un físico espectacular es considerada como una de las muerjes más elegantes del país.
Aunque aquí sólo hacemos un repaso  de mujeres conocidas y populares, esto no es más que ejemplo claro de como funciona el mundo. Un buen físico puede ayudar, pero millones de mujeres demuestran cada día que una cara bonita no es condición sine qua non para alcanzar el éxito profesional. Una buena formación, un buen saber hacer, e incluso tener estrella pueden llevar a cualquiera a la cumbre, sea cual sea su profesión.