Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un pajarito para dos Cleopatras

Tras un intento fallido con el joven Marco Antonio, Elena volvió a intentar dejar de lado su soledad gracias a los chats. La secretaria comenzó a relacionarse con nuevos amigos y pronto quedó prendada de nuevo. El afotunado: Pajarito 15, un hombre sensible y educado que conectó a la perfección con la secretaria.
Por su parte, tras pasar por un divorcio y la separación con Chusa, Guti descubrió los chats gracias a Nacho. Pronto se dejó atrapar por el mundo cibernético y al poco tiempo encontró a la mujer de sus sueños: Cleopatra.
Lo que ambos desconocían era que bajo esos pseudónimos se encontraban personas que ellos conocían a la perfección: Cleopatra no era otra que Elena y Pajarito 15 era Guti.
Amor y odio
Del amor al odio hay un paso , y viceversa. De discutir amargamente en la oficina, la pareja se ponía de lo más tierna y dulce en la red. Todo quedaba olvidado gracias a las palabras que se dedicaban en internet. 
De los reproches a la dulzura , de la humillación al cariño... Sus relaciones paralelas erán totalmente inversas, pero ellos lo desconocía. La complicidad crecía día a día a la par que las discusiones y los enfrentamientos aumentaban en la oficina.
El único momento de tranquilidad y felicidad para ellos, era ese en el que podían disfrutar el uno del otro, aunque fuera únicamente a través de la red.
Llegó el gran momento
Tras semanas chateando, Guti pidió a Elena conocerse en persona. Las dudas asustaron a la secretaria, quien finalmente decidió aceptar la propuesta de Pajarito. Sin embargo, la quedada no era tan fácil como parecía y los encargos de Guti pospusieron el encuentro.
1 Pero llegó el gran día. Elena se colocó sus mejores galas, se puso su flor en la solapa y se dirigíó al lugar de encuentro. ¿Guti? Elena no daba crédito a lo que veían sus ojos: Gutiérrez era quien la esperaba.
El pánico se apoderó de ella y sin dudarlo, escapó del lugar rumbo a Bulevar.
Dispuesta a cortar con el a través de la red, Elena se conectó a la red para terminar con esta relación imposible. Sin embargo, las palabras de Pajarito la hicieron desistir, Elena no se pudo resistir a sus palabras y decidió dar la cara y quedar con él nuevamente.
Mismo sitio y mismos protagonistas. Acompañada de Puri, Elena se enfrentaba a uno de los momentos más vergonzosos de su vida, decirle a su jefe que ella era su cibernovia. ¿Cómo reaccionaría Guti?
El miedo acogotó a Elena, quien desesperada pidió a su amiga que se hiciera pasar por Cleopatra y rompiera con Guti. Pese a sus reticencias iniciales, Puri aceptó el encargo. Sin embargo, las cosas no saldrían tal y como estaban planeadas.2
Una vez que se encontró frente a frente con Guti, aceptó su proposición para tomar una copa y otra y otra... Puri y Guti se dejaron llevar por la pasión del momento y acabaron en la cama y de la ruptura preparada dieron pasó al comienzo de una relación basada en una mentira.
Tras enterarse de los sucedido, Elena se hizo presa de los celos y a pesar de no reconocerlo descubre que siente algo por Guti. ¿Qué hará ahora la secretaria?