Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El pene, fuente de placer

Una de las funciones del pene, además de miccionar y reproducir, es la de ser fuente de placer. El pene es fuente de gozo a través de la respuesta sexual masculina y proporciona disfrute tanto al varón como a su compañer@ sexual a través del coito o de otras prácticas sexuales. En todos los casos del placer a través del pene es imprescindible contar con una erección en el varón.
Masters y Johnson
The Human Sexual Response' (1966)
excitación, meseta, orgasmo y resolución".

Además de a través del coito el pene se puede estimular para conseguir placer de distintas maneras. Aquí vamos a distinguir entre cinco grandes formas de masturbación masculina.
Tipos de masturbación
La clásica. Este método es el más común. Consiste en sujetar con una mano el tallo del falo y acariciarlo con movimientos rítmicos de arriba abajo. También se puede frotar el glande y la zona del frenillo que es muy sensible al acariciado suavemente. Los movimientos tienen que ser constantes y marcar el ritmo con la mano. Cuando un varón se masturba a sí mismo, sabe qué ritmo seguir pero si es la primera vez en pareja, el hombre puede ayudar en la masturbación y dirigir con la propia mano a su compañer@ sexual y marcar el ritmo, comenzar con suavidad y acabar con movimientos más rápidos hasta llegar a la eyaculación. La estimulación manual es uno de los métodos más usados según el 'Informe Hite sobre la sexualidad masculina' (1981).
Los juguetes eróticos modernos . La aparición de diversos accesorios sexuales para la autoestimulación en distintas tiendas especializadas y en sex-shops como vaginas, bocas, vaginas bolsillo, fundas masturbadoras, muñecas hinchables... han hecho que el hombre pueda jugar y satisfacerse sexualmente, solo o en compañía. El juego asociado al sexo puede intensificar el placer.
La felación. Es una de las formas de masturbación que más gusta y apetece a los varones, consiste en lamer con la boca la verga. Esta práctica suele ser muy excitante para la pareja, pero hay mujeres reticentes a realizar sexo oral, chupar esa parte íntima puede llegar estimular muchísimo a la mujer hasta incluso llegar al orgasmo.
Frotamiento. Según el 'Informe Hite sobre la sexualidad masculina' (1981) un 15% de los hombres se tumban boca abajo y restriegan la entrepierna contra las sábanas o contra la almohada.
Juguetes tradicionales. En este método puede intervenir el melón o la sandía, se abre un orificio según el tamaño del miembro en el fruto, se introduce en él y se practica sexo, delicioso y muy saludable. También se puede emplear un plátano, en esta táctica masturbatoria primero se debe calentar la piel en el microondas y a continuación colocar el falo en el interior y disfrutar plácidamente con la banana.