Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La polémica

Discreta y reservada, pocos conocíamos a la mujer que se esconde detrás de la Reina Doña Sofía. Gracias al libro de Pilar Urbano, 'La Reina muy de cerca', hemos podido descubrir esos aspectos desconocidos de la Reina. Inevitablemente, con el libro llegó la polémica.
Fruto de unas conversaciones públicas en el Palacio de la Zarzuela entre los meses de julio y septiembre de 2008, 'La reina muy de cerca' de Pilar Urbano no ha dejado indiferente a nadie. Apenas, 24 horas después de su publicación, el libro de Pilar Urbano ha levantado ampollas entre los más diversos sectores.
La publicación en El País de varios extractos del libro el día 30 de octubre provocó la polémica."Los gays pueden casarse, pero que a eso no lo llamen matrimonio" fue la primera frase que conocimos y la que provocó que los ríos de tinta comenzaran a correr. Las reacciones no tardaron en llegar.
Desde los medios de comunicación hasta la gente de la calle pasando por diversos colectivos. Todos han vertido su opinión sobre las polémicas declaraciones de la reina.
¿Debería la Reina dar su opinión sobre asuntos ya legislados, sobre todo cuando su opinión está en contra de lo aprobado en el Parlamento? Esa misma pregunta era la que se escuchaba en todos los corrillos del Congreso de los diputados la mañana del día 30.
Mientras de la polémica, Gaspar Llamazares (IU) se mostró crítico con la postura adoptada por la reina y declaró que  "debería guardarse sus opiniones, sobre todo, opiniones que son polémicas y que afectan a decisiones de los organos representativos del Gobierno". PSOE  y PP decidieron mantenerse al margen
Entretanto, la opinión de la calle difería mucho de las posturas adoptadas por los políticos. La gente de a pie creía que la Reina estaba en su derecho de opinar sobre cualquier tema.
Sin embargo, fueron los colectivos de gays y lesbianas los más molestos con las declaraciones extraídas del libro de Pilar Urbano. La Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) considera "inaudito que la Casa Real, que nunca se había pronunciado en temas sociales, lo haga actualmente, en boca de la Reina, con una parte de la ciudadanía discriminada históricamente, y con una ley que les garantiza la igualdad de sus uniones".

Por su parte, la Confederación Española de Lesbianas, Gays Bisexuales y Transexuales COLEGAS considera que las opiniones de la Reina merecen todo el respeto, como las de cualquier otro ciudadano.
La reacción de la Casa Real
Ante la polémica generada por la publicación del libro de Pilar Urbano, la Casa Real lanzó un en la tarde noche del día 30. La Casa Real aseguraba que las declaraciones no se correspondían a las palabras exactas de Doña Sofía y que había sido extraídas de una conversación privada con la autora, Pilar Urbano. comunicado oficial
El comunicado pone de manifiesto que "tal y como se reproducen, tampoco reflejan la impecable trayectoria de absoluto respeto y neutralidad mantenida -como es público y notorio- por Su Majestad la reina frente a los asuntos objeto de polémica en la vida pública española e internacional".
Por último, la Casa Real ha querido poner de relieve que "su majestad la Reina lamenta profundamente que la inexactitud de las palabras que se le atribuyen hayan producido malestar o disgusto en personas o instituciones".
Pilar Urbano responde a la Casa Real
"Lo que ha dicho la reina es lo que dice mi libro" , así de contundente se mostraba Pilar Urbano tras conocer el comunicado oficial de la Casa Real. La periodista ha asegurado que el libro 'La reina muy de cerca' refleja al pie de la letra lo dicho por la Reina en las conversaciones públicas mantenidas con la Doña Sofía entre los meses de julio y septiembre de este año.
Además, Urbano apunta que la Reina era consciente de que se trataba de "un trabajo periodístico que vería la luz en forma de libro" y que recibió copia de las "galeradas compaginadas" en formato papel y digital antes de que la Casa Real autorizara la publicación del libro.
La Casa Real nunca puso problemas a la publicación y únicamente, según la autora del libro, se incluyeron tres modificaciones a petición de la reina.