Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Estoy preñada? Despejando dudas

Juno se lo cuenta de inmediato a una compañera y a Bleeker, su mejor amigo y la otra parte implicada en el embarazo. Pero la noticia no siempre afecta de la misma manera, ni provoca las mismas reacciones. Mara Cuadrado, psicólogo clínico de niños, adolescentes y familia explica que "aunque parezca mentira, hay adolescentes que buscan un embarazo. Las causas son variadas: llegar a ser la madre que nunca tuvo, sentir que alguien la necesita, "pillar" al chico del que se siente ciegamente enamorada" Por tanto, no es lo mismo asumir la noticia si el embarazo ha sido buscado que si ha sido un imprevisto".
Si se trata del primer caso, es decir, si la chica lo buscaba, "el impacto de la noticia depende de cómo percibe que este hecho va a alcanzar sus objetivos. Quizá al principio se sienta satisfecha, adulta, capaz de todo" pero sus objetivos son tan débiles en relación a la responsabilidad que ahora tendrá que asumir que rápidamente aparece el sentimiento de "¿qué he hecho?". A partir de aquí aparecen inseguridades, ansiedad, sentimiento de culpa y mucha irritabilidad", avisa Mara. Según ella, "dichos sentimientos coinciden con aquellas adolescentes que no buscaron el embarazo, que ha supuesto un brusco impacto. En ocasiones también se ven respuestas al entorno agresivas, especialmente a la pareja, a quien "culpa" del descuido".
 
Pero muchas adolescentes, a diferencia de Juno, desconocen los síntomas y por ello no reconocen su estado hasta pasados bastantes meses. El doctor Ezequiel Pérez Campos, presidente de la Fundación Española de Contracepción y ginecólogo, señala que "el síntoma más evidente es la falta de regla. Puede haber sensación de mayor turgencia mamaria y alteraciones en el apetito o las sensaciones olfatorias. La sensación nauseosa o los vómitos, sobre todo matutinos, pueden alertar del estado grávido. Sentirse más cansada o con más somnolencia también puede orientar". Y, cuidado, que no siempre son definitivos ya que "la falta de regla puede deberse a un retraso menstrual por anovulación, ovulación más tardía u otro trastorno ginecológico. Los síntomas gástricos, a un proceso de este origen. Y el cansancio o la somnolencia son muy inespecíficos"
 
1 Para aclarar cualquier duda lo mejor son "las pruebas de hormona de la gestación en orina, de alta fiabilidad. Si la determinación es en sangre, la fiabilidad es aún más alta. Y una ecografía (vaginal, en la primera fase) con visión del saco ovular y el embrión, es irrefutable", aconseja Ezequiel. Estas pruebas las hace el propio médico de cabecera. El sistema público asume el diagnóstico de embarazo entre sus prestaciones. Pero si no se quiere acudir a un centro de salud, en las farmacias se pueden adquirir Predictor, Clearblue, Bluetest, Revelatest, Primacard o Protex Care por un precio que ronda entre los 12 y los 17 euros. Y para quienes sigan sin creérselo, Ezequiel comenta que "son altamente fiables desde una época muy precoz del embarazo. Se basan en la detección de la hormona de la gestación (llamada beta-HCG) en la orina de las mujeres embarazadas".
 
Despejadas todas las dudas, si la respuesta es positiva, Mara pide que "antes que nada: calma. No se pueden tomar decisiones con un fuerte impacto emocional. Más bien esta situación bloquea la capacidad para tomar decisiones de forma adecuada. En este momento, lo importante es la mente lógica para pensar de forma razonada qué quiero, cuáles son mis recursos y con qué cuento". Y después llega lo más complicado: contárselo a los padres. El éxito, según la psicóloga, "depende de los padres. Si son mínimamente sensatos, sabrán acompañar a su hija en la toma de decisiones, aunque, lógicamente, también suponga para ellos un impacto inicial. Los más controlados harán a su vez un proceso de toma de decisiones para ayudar o no a su hija. Los más impulsivos arremeterán contra ella culpabilizándola y sacando a relucir todos los trapos sucios del pasado. Y, cómo no, el "sabía que esto iba a ocurrir". Pero esa postura no ayuda nada, ni a unos ni a otros, a resolver. Lo único que hace es ayudar a tomar decisiones (las que sean) apresuradamente y sin la reflexión que el tema requiere".
 
Aunque si se necesita consejo o ayuda de un médico o un asistente social, lo mejor es buscar en este mapa tu comunidad autónoma y una vez localizado el centro más cercano, llamar y contar tu caso.