Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un sujetador bajo la almohada

Noelia está dispuesta a todo y por ello no duda en emplear las peores artimañas para recuperar a Roberto.
Después de todas la recriminaciones de Adriana, Diego no es capaz de encajar que su ex le espió para descubrir si estaba tramando algo con Alicia Echegaray. El jefe de personal arremete contra ella y le confiesa con dolor que gracias a ella estuvo a punto de cambiar, de convertirse en otra persona, en alguien mejor.
La confesión de Diego hunde a Adri, la hace recapacitar sobre lo ocurrido y termina por pedirle a Chali un favor que dejará de piedra a la presidenta.
Por su parte, Noelia sigue empeñada en recuperar a Roberto a toda costa y no escatima esfuerzos en ello. Aprovechando el momento de crisis que atraviesan Be y Roberto, Noelia empleará las tácticas más extremas para tratar de recuperar a su ex y deja un sujetador bajo la almohada del dormitorio esperando que Be lo encuentre.
Entranto, Cayetana sigue empeñada en vivir en La alameda del soto y no duda en utilizar el chantaje emocional para que Nacho acceda a sus peticiones. La directora general intenta hacer ver a Nacho que esa urbanización a las afueras es el sitio idóneo para criar a su hijo. Sin embargo, Nacho lo sigue sin tener claro y a pesar de acudir a conocer la zona, el abogado se niega rotundamente a compara la casa y le expone unos argumentos de lo más convincentes.
Pero Cayetana está de antojo con la casa. No puede creer que Nacho no acceda a sus peticiones y empujada por Noelia decide actuar por su cuenta y firma la compra sin el consentimiento de su novio.