Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Casi veinte minutos sin respirar bajo el agua

El jurado del Libro Guinness de los Records no daba crédito. Tan sólo dos pruebas de las que se han celebrado en España para Telecinco se han quedado sin ser incluidas en el célebre recopilatorio de hazañas humanas.
La aparición más destacada ha sido la del alemán Tom, que ha aguantado debajo del agua sin respirar 17 minutos y 21 segundos. Una marca increíble que se logra tomando oxígeno puro durante treinta minutos, pero que se tiene que demostrar bajo el agua. Las cualidades de este germano le convierten en algo más que un hombre.
Mención aparte merece Stephen. No necesita entrenarse para lograr su récord, pero se entrena mucho con las mujeres gracias a él, según confiesa, y ninguna se queja, le ha dicho a Carmen Alcayde y María Castro.Su lengua mide 9 centímetros y medio. Ni Gene Simmons.
Junto al hombre más tatuado del mundo, un 100% de su piel dibujada, ha hecho aparición también Ilka, un concursante capaz de lanzar líquidos por sus lacrimales. Con ellos, ha encendido como apagado fuegos.
Fuego en la calle
Sin embargo, ha sido fuera de plató donde se han vivido los momentos más extremos. Txetxu ha batido el récord de personas ardiendo simultáneamente. Doce durante treinta segundos. El público ha asistido a la prueba con un nudo en la garganta.
El perfume más caro del mundo, de 4.000 euros el frasco, ha venido acompañado de la mujer con las piernas más largas, Svetlana, que ha podido ver cómo empleaban sus piernas para triunfar los miembros del Club de Amigos de la Comba de Montilla, Córdoba.
Fracasos
No lo han podido lograr los rompedores de cocos. Ni Mohamed ni Jesús han conseguido superar la marca de 88 cocos machacados de un solo golpe. Más crítico ha sido, en cualquier caso, el reto de Roberto. Quería ser el hombre con más calzoncillos sobre su cuerpo y ha tenido que ser atendido por los médicos. Casi se asfixia y no lo ha logrado.