Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Dacia Cup continúa con su increíble irrupción en el Certamen Nacional de Rallyes

Alberto Monarri y Conrado Fernández fueron los encargados de demostrar que el Sandero cumple el objetivo marcado desde el principio: tener las prestaciones y la fiabilidad necesarias para dar los primeros pasos en esta competición.

Tras la ceremonia de salida realizada el viernes, en la que los dos coches oficiales despertaban mucho interés, al día siguiente dos duras etapas esperaban a los pilotos.

En la primera, celebrada en los alrededores de Arriondas, los tramos cronometrados eran muy rápidos y sobre carreteras con bastante anchura.

Sin embargo, por la tarde el panorama cambiaba completamente y eso beneficiaba a las características del Sandero Cup.

El tramo de La Tornería encandilaba a pilotos y aficionados y allí se veían las imágenes más bonitas de la prueba, sobre todo al atardecer.

En Llanes, Conrado Fernández y su copiloto, Samuel Álvarez, subían a lo más alto del podio y ponían de manifiesto que la Dacia Cup es la escuela perfecta para empezar en el universo de los rallyes.

El éxito de esta categoría es tal que incluso se imparten charlas en colegios los días previos a cada rallye. La próxima cita del campeonato se disputará la semana que viene en Cantabria.