Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Híper-deportivo de Mclaren: el P1

Ya están aquí las últimas imágenes del híper-deportivo de Mclaren: el P1. Una máquina que lleva en sus genes décadas de ingeniería de Fórmula 1. Así que atentos, porque hoy vamos a ver como se pone a prueba un coche como éste, y es que para realizar un producto sobresaliente, hay que llevarlo hasta el límite.

Uno de los principales problemas de toda máquina es la temperatura, y más si tenemos en cuenta el potencial de un P1. Pero como todos sabemos, Inglaterra no es el lugar más caluroso del planeta y, por eso, los responsables de McLaren no dudaron en trasladarse hasta California en pleno mes de julio.

Allí, a 52 grados, realizan miles de kilómetros entre carreteras, autopistas y circuitos cerrados. ¿Su objetivo? Buscar cualquier fisura en la fiabilidad de su producto estrella.

Las cifras del P1 son espeluznantes: monta un propulsor V8 biturbo de 3,8 litros con 737 CV, que sumados al sistema híbrido rinde una potencia total de 916 CV. Además, este modelo es capaz de moverse con energía eléctrica y sin gastar una sola libra en gasolina durante 20 kilómetros. Distancia que le convierte en uno de los superdeportivos más ecológicos de todos los tiempos.

Con este potencial es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en menos de 3 segundos, y 14 segundos más tarde ya estaría rodando a más de 300 km/h. Por su parte, la velocidad máxima del P1 está limitada electrónicamente a unos impresionantes 350 km/h.

De las 375 unidades del P1 ya no queda prácticamente ninguna, y sólo las del mercado europeo siguen disponibles. Algo increíble si tenemos en cuenta los 1.300.000 millones de euros que hay que desembolsar por uno de ellos. Y es que tener lo mejor, sale caro.