Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Journey no renuncia a sus raíces

Es un monovolumen con un aspecto de todo camino. Un familiar de líneas conservadoras y el mejor ejemplo de cómo un automóvil puramente americano puede triunfar en el mercado europeo.
Os hablamos de Journey un vehiculo propiedad de Dodge y que ya se vende con un precio de partida de 21 800 euros. En España este modelo solo se comercializa con un motor diesel de dos litros y 140 caballos. Es de tracción delantera y puede montar una transmisión automática.
Las formas cuadradas que impregnan su imagen exterior contrastan con una oferta de personalización decorativa espectacular. Existe un paquete especial denominado Route 66 que incluye diversos accesorios. El precio de este Kit ronda a los 2800 euros.
El Journey mide 4.9 metros de longitud por 1.7 de alto. Medidas que aportan una gran sensación de seguridad al conductor y que lógicamente se han traducido en un espacio interior muy amplio. El maletero puede albergar 784 litros, una capacidad que aumenta de forma ostensible cuando abatimos las dos filas de asientos posteriores. La versión de cinco plazas tiene aire acondicionado y todas las variantes de siete plazas incorporan un climatizador de tres zonas.
Otro de sus principales atractivos es el sistema Uconnect, un navegador que integra todas las funciones de entretenimiento del coche. Además dependiendo del equipamiento elegido también podemos añadir nuevos elementos como el reproductor de DVD para las filas traseras. Dada su impresionante envergadura y sus 1900 kilos de peso, las prestaciones de este modelo se mantienen de la media de su segmento. Desde parado, el Journey puede pasar de 0 a 100 en 11.5 segundos, alcanzando un tope de velocidad de 190km/hora.
Eso sí, este Dodge puede presumir de liderar su categoría en el capitulo del consumo, ya que apenas gasta 6.3 litros de combustible cada 100km recorridos. Se rige por los cánones europeos sin renunciar a sus raíces, es correcto dinámicamente pero se comporta de forma excepcional en todo tipo de recorridos.