Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

McLaren P1 Nurburgring

Desde que McLaren Automotive se propuso fabricar el coche más rápido del momento, siempre tuvieron un objetivo claro: bajar de los 7 minutos en el circuito de Nurburgring. Una proeza titánica que muchos “expertos” habrían tachado de insensatez. ¿Pero qué es el infierno verde si no una absoluta locura?

Marcar un tiempo inferior a 7 minutos en los 23 está sólo a la altura de los coches de competición más potentes, y de momento, pocos modelos compiten en esta liga. El 918 Spyder, La Ferrari y el P1 son los únicos participantes en esta liga tan exclusiva. Coches de ensueño que rondan el millón de euros.

El P1 es todo tecnología y utiliza un propulsor V8 biturbo con 3.8 litros y 737 CV. Caballería que sumada a la que genera el sistema  híbrido da una potencia total de 916 CV. Pero todavía hay más porque cuenta con aerodinámica activa, chasis, carrocería y frenos de carbono, y sistemas electrónicos de última generación.

Con todo este potencial es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en menos de 3 segundos, y de 0 a 300 km/h en 17 segundos. Cifras que se completan con una velocidad máxima limitada, eso sí,  a unos impresionantes 350 km/h.

De momento nadie conoce el resultado final de la prueba, ya que la marca ha preferido no hacer público el tiempo que marcaron en Nurburgring, pero nos han asegurado que sí, que el reto se ha conseguido. Ahora sólo deseamos ver la vuelta completa y conocer el registro real.