Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Nissan Qashqai

All-around-car, dícese de aquellos automóviles que por su concepción y características técnicas son capaces de desenvolverse a la perfección en todo tipo de superficies. Este es el caso del Nissan Qashqai.
Una opción cada vez más demandada entre los clientes que buscan un coche familiar y apto para circular sobre cualquier terreno. Cuesta 19 mil euros y sus principales rivales en el mercado es el A4 de Toyota. Este modelo que lleva por su segunda generación, está disponible con dos propulsores de gasolina, dos de la familia diesel y cuatro escalones de potencia, 106, 114, 141 y 150 caballos.
Su transmisión puede ser manual o automática . Son de tracción delantera a excepción de los modelos de dos litros que pueden incorporar tracción total. El Qashqai mide 4.3 metros de longitud y su frontal ha sido rediseñado para rebajar un coeficiente aerodinámico que ahora es de 0.33.
Además, los pilotos delanteros y traseros están compuestos por diodos luminosos y Nissan permite escoger entre dos colores nuevos para la carrocería, el rojo fusión y el titán metálico.
En su amplio y bien distribuido habitáculo pueden viajar hasta cinco ocupantes. Aunque, desde 2008 la firma japonesa comercializa una variante con 7 plazas, denominada Qashqai más dos. Independientemente de la versión, el equipamiento corre a cargo de cuatro paquetes orientados a los caprichos de cada cliente. Se llaman Visia, Acenta , Sport y Premium.
En carretera abierta el Nissan puede alcanzar 190km/hora de punta, pasando de 0 a 100 en 11 segundos, aunque lo más interesante en el capitulo prestacional es la rebaja que se ha producido en el promedio del consumo. Esto se debe a que el modelo de 1.5 litros cuenta ahora con una versión denominada Eco que apenas gasta 4.9 litros a los 100.
Antes de su presentación en sociedad, parecía que los segmentos en el sector del automóvil estaban bien definidos, pero con la incursión europea del Qashqai este panorama ha cambiado, y mucho. Y es que nunca antes un vehiculo había logrado reunir bajo una misma silueta la capacidad familiar de un monovolumen con la versatilidad a la hora de circular sobre superficies tan diferentes como el asfalto y la tierra.