Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Probamos el prototipo del Renault Eolab

Lo pudimos ver en el salón del automóvil de parís y pocas horas después de su estreno internacional, Más Que Coches GT se puso al volante de este prototipo. Una oportunidad única que tuvimos la ocasión de realizar en el circuito de pruebas que Renault tiene en los alrededores de la capital gala, concretamente en Montefontaine.

El Eolab se ha construido sobre la base del nuevo Clio, pero se han incluido materiales ultraligeros como el aluminio o el magnesio. Por otro lado, la aerodinámica activa es la parte más trabajada ya que cuenta con un spoiler frontal que baja 10 centímetros a partir de 70 km/h.

El interior resulta espectacular y en el destaca la gran pantalla de 11 pulgadas que permite acceder a todos los parámetros del vehículo y además, cuenta con otras dos situadas sobre el volante que completan toda la información necesaria para la conducción.

Pero el Eolab es mucho más que diseño porque monta unos neumáticos de ultra baja resistencia de 17 pulgadas que reducen considerablemente el rozamiento con la carretera. Además, también incorporan unos tapacubos con pequeñas compuertas que se abren y se cierran y que permiten optimizar la aerodinámica y refrigerar los frenos.

Bajo el capó se esconden un motor tricilíndrico de gasolina que rinde 57 CV y otro eléctrico con una potencia equivalente de 33 CV. Y es que, este Eolab es capaz de acelerar de 0 a 100 en sólo 9 segundos, lo mismo que el Renault Clio TCE de 120 CV. Y no sólo eso, porque firma un consumo medio de combustible de sólo 1 l/100 km.

El Eolab no es un concept car que anticipe un futuro modelo de producción, sino un escaparate tecnológico que deja entrever las innovaciones que se aplicarán a lo largo de los próximos 10 años. y tanto su diseño como su apartado mecánico se basan en la eficiencia de combustible, utilizando soluciones nunca antes vistas en el mundo del automóvil.

Así es el Renault Eolab, un prototipo que, de momento, no se espera que se fabrique en serie.