Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Antonio: "He ganado el bote, en gran parte, gracias a lo bien que me ha tratado el equipo"

En sólo cinco días de programa se ha llevado el bote más cuantioso de 'Pasapalabra': nada más y nada menos que 450.000 euros, una cifra superior a la que se llevo nuestro grandísimo José Manuel Lúcia (398.000 e). Según ha dicho él mismo, "el buen ambiente" del programa ha sido la clave para llevarse el premio.
Uno no se lleva 450.000 euros todos los días, aunque Antonio García se lo ha tomado con toda la tranquilidad del mundo. "Pues hombre con el dinero, haré lo que todos, lo uitilizaré para pagar la hipoteca y para hacer un viaje con mi mujer, llevaré a los niños a Eurodisney y me compraré un cochecito", ha confirmado el ganador en exclusiva para telecinco.es
Calmar los nervios es fundamental para poder concentrarse en 'El Rosco' aunque para Antonio ha sido otro factor más importante el que le ha ayudado a completarlo. "Francamente me ayudó mucho el buen ambiente del programa; desde Christian Gálvez hasta el último técnico, de verdad, son geniales. Yo no tenía ningún tipo de experiencia en televisión y me han hecho sentir muy cómodo. Estaba nervioso pero me lo han puesto muy fácil".
Suele ser ya una constante el hecho de que todos los ganadores hablan muy bien del equipo del programa, sobre todo de Christian que es con quien tienen un contacto más directo y decisivo, al ser el presentador el único punto de referencia en la prueba final. "Cuando estàs ahí, no puedes ver el rosco como en casa, no ves nada, lo único que tienes es la voz de Christian Gálvez. Tengo que confesar que al principio le tenía un poco de 'tirria' porque a mi mujer le encanta y me ponía un poco celoso pero ahora que le he conocido lo cierto es que inspira mucho cariño, es muy fraternal, no va de divo ni nada parecido y siempre está sonriendo, tanto delante como detrás de las cámaras. ¡Todos sonríen!".
Así fue como Antonio se enfrentó al temido rosco después de cuatro programas. "He controlado bien los nervios, aunque ensayando en casa me sentía como cuando uno se va a sacar el carnet: crees que te los sabes todos pero en los últimos días no apruebas ni un solo test. Tuve mucha suerte también con los invitados que me acompañaron, Alaska y Chema Martínez. En el primer programa también estuve con Paz Padilla. Con la primera parida que sóltó, se me quitaron todos los nervios".
Además de agraceder el "bue rollo" en el plató, Antonio se ha declarado un fan incondicional del programa. "Me gusta mucho porque es un concurso que mezcla el entretenimiento con la cultura de una forma muy equilibrada. No es ni para eruditos ni para 'frikis' y se ve que todo el mundo se lo pasa bien". Ése es el objetivo.