Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un premio de 342.000 euros

Un espectacular dominio del léxico español que se desprende del cumplimiento de su profesión y su pasión por la lectura; una especial capacidad para manejar situaciones de tensión gracias al tai chi y al shiatsu; y la siempre imprescindible dosis de fortuna, han sido los principales 'aliados' de un periodista barcelonés para hacer historia en 'Pasapalabra', resolver la prueba de 'El Rosco' al límite y conseguir los 342.000 euros del bote más alto de la etapa reciente del concurso. El próximo lunes a partir de las 20:15 horas.
Víctor Puig, Amante de los crucigramas, la escritura y la lectura
periodista de 38 años especializado en Internet, será el protagonista de este acontecimiento.

"Cerro o montaña cubierto de peñas". Con la 'P', ésta fue la definición con mayor grado de dificultad a la que ha tenido que enfrentarse Víctor Puig durante su travesía por el castellano y 'peñascal' fue la palabra clave. "Dejé cinco palabras para la segunda vuelta y tenía dudas con la 'P'. La palabra con la que iba a responder era la que me iba a definir si me iba a ir bien o no y cuando vi que me la daban por correcta fui consciente de que iba a ganar, primero porque mi contrincante había consumido su tiempo con dos errores, segundo porque yo no tenía ningún error a falta de la 'Y' y la 'Z' y finalmente, porque conocía el resto de las respuestas".

A pesar de que 'peñascal' no era la última de las definiciones a las que tenía que responder, Puig ha reconocido que "disfruté mucho de los momentos finales", aunque casi alcanza el límite de tiempo permitido: "Cuando solté 'zoco' -la última palabra-, de pronto es como si hubieran apagado el audio de mi mente. De repente no oyes nada, ves cómo el público se levanta, que Christian pone cara de sorpresa, que los invitados se ponen en pie y piensas 'la he liado'. Recuerdo que me sobraron sólo 1 ó 2 segundos".

Además, ha continuado describiendo cómo fueron esos instantes tan emotivos: "Era como si le estuviera pasando todo a otra persona diferente y yo lo estuviera viendo desde fuera. Christian me abrazó en seguida y me preguntaba qué iba a hacer en esa situación. Lo primero que hice fue dedicarle el triunfo a mi pareja que estaba en el plató. Fue muy emocionante".

Periodista especializado en nuevas tecnologías, Víctor Puig ha indicado las que, a su juicio, son las claves del éxito en 'Pasapalabra': "Tener suerte es lo principal porque querer atribuirme más mérito por mi parte sería poco honesto. La fortuna es lo más importante. En segundo lugar, intentar estar lo más tranquilo posible. Durante las pausas intentaba poner en práctica este tipo de respiración que había hecho en 'tai chi' y 'shiatsu' para relajarme. Y tomártelo realmente como un juego: olvidarte del premio y de la competición y tomártelo como un juego contra ti mismo". Además, se ha reconocido un amante de los crucigramas, de la escritura y la lectura: "Como periodista soy un poco maniático de las palabras: me encanta hacer crucigramas, escribir y leer".

Víctor Puig, un fiel seguidor de 'Pasapalabra'
El ganador de los 342.000 euros del bote ha asegurado que otra de las claves para obtener la victoria es "ver el programa para comprender cómo funciona. Soy un fan de 'Pasapalabra'. Cuando me anunciaron que iba a participar comencé a fijarme en qué tipo de preguntas me iban a hacer pero me di cuenta de que estudiar el diccionario es absurdo. Repasé un poco geografía de continentes como África o Asia, y algunos listados de escritores españoles que habían ganado algún premio y luego realmente en ninguno de los 'roscos' aparecieron ese tipo de preguntas".

El destino del bote histórico de 'Pasapalabra'
El concursante ha detallado el destino que va a darle a los 342.000 euros del bote del programa: "Lo primero y lo más estúpido, pero seguramente lo más normal es quitarme de encima la hipoteca. Además, da la casualidad de que estamos haciendo reforma en casa, así que la haremos un poquito mejor. Seguramente repartiré una parte con la familia, porque la fortuna cuando la repartes sabe mucho mejor". Además, ha reconocido que con la cuantía del premio podrá permitirse algún que otro capricho: "Tengo un coche que es viejísimo y que de vez en cuando falla así que habrá que cambiarlo, y como a mi novia y a mí nos encanta viajar seguro que el viaje de este verano será más especial".