Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sanchís: “La presión casi puede conmigo”

“La presión casi puede conmigo”, decía Toño Sanchís y añadía que de un día para otro vio que las personas con las que se relacionaba profesionalmente “inician una campaña de difamación y desprestigio profesional”. Asegura que fueron “unas semanas horribles” tras las que llegó un día que estaba muy cansado: “Me tomé algo para dormir y no conseguía conciliar el sueño, estaba en un estado de nervios tal, nunca me había visto así. Mi siguiente recuerdo es ya en el hospital, allí se activó el protocolo establecido y decidieron que me quedara ingresado en observación. Me dieron el alta a la mañana siguiente”.