Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Belén Esteban a Campanario: "A ti y a toda España, cuidadito porque por mi hija saco los ojos, me los como y los escupo"

María José Campanario accedía a contestar a las preguntas de 'Sálvame' en directo durante la presentación de un producto. En un primer momento, el cruce de declaraciones entre ella y posteriormente Belén Esteban continuaba tan templado como hacía unos días. Sin embargo, las palabras de Campanario asegurando que nadie le había pedido perdón en 10 años por las acusaciones que se han realizado contra ella y contra su padre hicieron que Belén rompiera su silencio para asegurar que si alguien tenía que pedir perdón no era ella "eres tú", matizaba. Así la co presentadora de Sálvame anucniaba que se acabó "el buen rollito" y pide que sea el padre de la criatura quien traiga a su niña cuando regrese a Madrid.
La mujer de Jesulín presentaba un producto y posaba ante los medios gráficos y, contra todo pronóstico, accedía a contestar a las preguntas que en directo le formulaba el reportero Omar Suárez. La primera cuestión era obligada: ¿Qué tal el encuentro con Belén Esteban?, pero María José respondió como si se tratara del tema más trivial: "Fue lo más normal del mundo, ha sido exactamente como lo ha contado ella", explicaba. La siguiente pregunta también era ineludible: "¿Significa este acercamiento un lavado de imagen?", pero la respuesta fue igualmente rotunda "Cada uno tiene derecho a opinar lo que quiera y crea oportuno, pero también espero que respeten mi manera de pensar y de hacer las cosas".
Hasta aquí, seguía predominando el buen rollo creado desde el encuentro de Belén y María José en la estación de tren. La Esteban respondía a las declaraciones recordando todo lo que haría por su hija y recordaba que si guarda silencio es por ella. Sin embargo, el silencio se acabó cuando el programa emitió imágenes inéditas de la entrevista con Campanario.
María José continuaba respondiendo a las preguntas del reportero y aseguraba que no tenía nada que hablar a solas con Belén, tan sólo lo que refería a sus hijas. Dejaba claro que una cosa son los niños pequeños y otras lo que sucede a su alrededor. De este modo, reconoce que se ha equivocado mil veces por lo que ha procurado pedir perdón pero matizaba: "a mí en diez años nadie me ha pedido perdón porque ha habido cosas que se han dicho de mí que no eran verdad porque mi padre jamás le ha robado a nadie", zanjaba.
María José concluía pidiendo respeto a su familia y, hablando de perdones, pedía disculpas a Omar Suárez por el episodio vivido junto a su padre pero volvía a hacer un llamamiento: "Espero unas disculpas por las cosas que decís y por acusar de delitos a la gente".
Estas palabras acabaron con la paciencia y el silencio del que Belén hacía gala minutos antes y anunciaba: "Ha llegado el momento de hablar, ¿No ha hablado ella? Pues ahora hablo yo", y lo hizo: "A tu padre le dices de mi parte ¿Dónde está el cupón? De mi padre ni de mi madre dejo que hablen porque mi madre, presuntamente, no ha cumplido ningún delito", decía.
Zanjado el tema padres, Belén pasó a las disculpas, algo que no pretendía hacer: "Si alguien tiene que pedir perdón yo, desde luego, no lo voy a hacer, quien tiene que pedir perdón en todo caso eres tú".
Las palabras de María José significan para la co presentadora de 'Sálvame' un antes y un después por lo que "a partir de ahora, quien traiga a la niña, que sea el padre, ya se ha acabado la tontería". Belén no quería entrar en detalles asegura que si tiene que decirle algo lo hará cuando su hija tenga 18 años pero advierte para concluir: "A ti y a toda España, cuidadito porque por mi hija saco los ojos, me los como y los escupo".