Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Belén Esteban: "Lloré por rabia e impotencia"

Ha demostrado que conoce la coreografía, Belén Esteban entraba en su plató, en 'Sálvame', y se olvidaba del pánico escénico que le hizo perder la coordinación y el ritmo en la cuarta gala de '¡MQB!'. La Esteban justifica sus lágrimas, lloró por rabia pero en ningún momento se ha planteado abandonar y se dirige a sus mayores detractores: Alessandro Lecquio y Miriam Sánchez.
En la cuarta gala de '¡MQB!',Belén Esteban sufrió de nuevo un colapso por sus nervios. a los del bailarín que le guiaba. Ella era consciente de sus errores, evidenciados en su suspiro final y Creen que tiene pánico escénico aunque a Boris Izaguirre se le antoja imposible que un animal televisivo como la Esteban sufra este tipo de miedos. Perdió el ritmo y no logró coordinar sus pasos el jurado lo advirtió.
No podía repremir las lágrimas e intentaba justificarse, conocía la coreografía paso por paso pero en el momento de la verdad se queda en blanco, "me lo sé a la perfección pero llego aquí y me bloqueo", explicaba la Esteban.Todos le aconsejaron ensayar más, grabar a fuego cada uno de los pasos pero Belén está segura de que su problema es otro y lo demostró ya que, nada más entrar en su programa, bailó el charlestone y lo hizo sin temor ni dudas junto a Jorge Javier Vázquez.
Todos sus compañeros le apoyaron. Kiko Hernández le pedía que no hiciera un drama y el presentador le aconsejaba que se centrara en disfrutar de la experiencia: "Es nuestra compañera, a la que queremos y es un drama que una cosa que debería ser divertida para ella, se convierta en algo terrible".
Belén explicaba sus lágrimas. No quería llorar, pero no lo pudo evitar. Pero no lloró por pena sino por "rabia e impotencia" ya que no sabe qué debe hacer para superar esos nervios.
Las críticas: Belén vs. Karmele
Karmele Marchante intentaba dar un consejo a Belén. Le sugería que reprimiera sus lágrimas frente al jurado y optara por parecer divertida ya que sus lágrimas podrían ser interpretadas como un "victimismo" por el que se le puede juzgar. En un primer momento, la Esteban no se tomó muy bien estas críticas ya que ella tiene muy claro que si llora no es por otro motivo que porque "lo siento".Si no llorara, no sería Belén Esteban, explicaba la colaboradora de Sálvame.
En 'El Programa de Ana Rosa',Alessandro Lecquio se ha convertido en uno de los máximos detractores de los bailes de Belén. Según el colaborador, la Esteban no se sabía los pasos y le acusaba de ganar "un pastón" y no "sudarlo". No es que crea que baila mal, sino que cree que lo hace "fatal". Además, aseguraba que, con su llanto final, "me recordaba a esos alumnos que cuando suspenden dicen que se lo sabían pero se quedaron en blanco".
Pero Belén no quería convertir sus palabras en un enfrentamiento. Cree que "el poco pelo", como ella denomina a Alessandro, está tan obcecado "porque se le han caído cuatro pelos y hasta que no se los pongan no se le va a pasar el mal humor" y no quiere entablar una guerra bidireccional con él.