Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Campanario: "La denuncia la voy a poner quiera Belén o no quiera, a mí no me amenaza nadie"

Las cámaras de 'Sálvame' se desplazaron hasta Arcos de la Frontera, lugar donde reside la familia de Jesulín de Ubrique. Los reporteros pudieron captar la comida familiar en la que, aparentemente, no existen los problemas de la crisis que tanto se anuncia en los medios de comunicación.
María José Campanario rehusaba responder a las preguntas de los reporteros pero, finalmente, accedió a dar respuestas, y lo hizo con titulares. Sin duda, la polémica que más páginas acapara en los medios de de comunicación es la relativa a la tan anunciada demanda que pretender interponer contra Belén Esteban: "La denuncia la voy a poner quiera ella o no quiera, a mí no amenaza nadie".
Pero la co - presentadora de 'Sálvame'no muestra miedo. Belén asegura que lleva un mes esperando a que se le notifique la demanda, "cuando la tenga en la mano, me creeré a esta señora", decía. Lydia Lozano le advertía que el motivo por el que aún no se ha formalizado la demanda es porque Campanario está solicitando diversos vídeos y pruebas. Pero a la Esteban no le preocupa: "A lo mejor digo yo más que ella", sentencia.
Si el juicio tuviera lugar finalmente, Belén Esteban se pregunta por los resultados que podrían obtener: "A ver si va a perder más aquí Campanario, Belén Esteban o Jesulín de Ubrique. A ver cómo acabamos", y concluye, "El juicio no le conviene a Jesulín de Ubrique".
Sobre su matrimonio y la presunta separación
"Llevamos diez años juntos y nos llevan separando quince" decía María José Campanario cuando le interrogaban sobre los rumores de crisis. La mujer de Jesulín dice ser inmune a rumores y polémicas, cree que un matrimonio sólo termina "cuando tiene que terminar".
La Esteban se declara indiferente a lo que en el matrimonio de Jesulín de Ubrique pueda suceder: "El matrimonio de Jesulín de Ubrique me toca los pies y los dedos de las manos". A Belén sólo le interesa lo que tenga que ver con su hija Andrea, "A mí que a estos dos les vaya bien, mal o regular, me trae al fresco".