Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Culpé mucho a mi madre por aguantar, porque yo no era feliz"

Tatiana sigue sin querer hablar de su infancia, ni de lo vivido porque "no quiere dar pena", pero al ver el paso de su madre por 'Sálvame', rompe a llorar y se confiesa: "A mi me ha costado mucho creer en mi y lo he pasado muy mal", asegura entre lágrimas. "Tristemente, en mi adolescencia culpé mucho a mi madre por aguantar y porque yo no era feliz", asegura, "la culpaba porque veía que mi vida no era como la de los demás niños, pero cuando creces se te pasa y por eso ahora estoy muy apegada a ella, porque ella no tiene la culpa, bastante culpa y pena tiene ella que no ha sido feliz".  Ahora, con el paso del tiempo, la superviviente reconoce que su madre es "lo más maravilloso del mundo". "Ha luchado mucho y todo lo ha hecho por mi", afirma, "es la mejor persona del mundo y no se merece la vida que ha tenido".
Tras su paso por 'Supervivientes', Tatiana ha salido muy reforzada. "Antes de la isla era insegura", confiesa, "tenía miedo al rechazo, a que no me quisieran". No ha ganado el concurso, pero no le ha hecho falta. Ya tiene su recompensa: "Lo único que quería era una oportunidad porque era un desconocida", asegura, y ahora, sin duda, la tiene.