Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gerardo, de 'Salsa Rosa' a 'Aquí hay tomate'

Sabíamos que Gerardo ya había hecho sus pinitos en la pequeña pantalla pero ahora tenemos la confirmación: Publicó un libro, exhibió su fina voz, ejerció de reportero y presentador junto a famosos como Ramoncín o Ivonne Reyes, ocupó una de las sillas de los ciudadanos de 'Salsa Rosa' y acabó catapultándose al estrellato hablando de Crisitna Rapado en el programa 'Aquí hay tomate'. Una fugaz pero intensa trayectoria que desemboca en la casa de Guadalix de la Sierra.
Pero antes de intentar cruzar el umbral de la pequeña pantalla, su carrera al estrellato comenzó por el mundo de las letras y es que Gerardo publicó un libro titulado 'Ligar, torerar ¡Qué arte! ¿Y tú qué sentiste?' y en el que nos ilustra con capítulos como y con perlas tan bonitas como "Amores platónicos, qué bonito, cuando no te funciona el pito" "para aguantar en la cama pensaba en canciones de Julio Iglesias".
Cubierto el cupo de las letras, probó con el arte de la música deleitándonos con su voz y su forma de bailar. Pero tampoco pareció sentirse muy cómodo en este ámbito de las artes y entonces fue cuando Gerardo probó en la televisión, lo que más le gusta. Primero lo intentó como reportero y presentador entrevistando y codeándose con famosos como Ramoncín o Ivonne Reyes.
La suerte le llegó con un conocido programa nocturno de Telecinco y es que Gerardo consiguió hacerse con una de las sillas de los ciudadanos del programa 'Salsa Rosa'. Sin embargo, perdió su silla en el programa.
El motivo pudo ser precisamente su último salto televisivo y es que Gerardo se convirtió en uno de los entrevistados de 'Aquí hay tomate', programa en el que habló de la supuesta relación de Cristina Rapado y el también concursante de Gran Hermano Tono.
Finalmente, Gerardo se convirtió en el apoderado de un torero pero esta labor se vio interrumpida con su entrada en la casa de Gran Hermano, última parada de su inexorable carrera a la fama.