Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La coartada perfecta

En este capítulo Catalina ayudará a Duque con la policía, le servirá de coartada pero esto puede acarrearle muchos problemas. Primero con su madre, que se opone totalmente a la relación que mantiene con el narcotraficante y también con el inspector Torres. Mientras tanto, su hermano Jesús comienza a conocer un poco mejor a Clara.
Carlos y el Gitano, bajo las órdenes del Duque, solucionan el problema del infiltrado en la organización.
Cata, totalmente enamorada del Duque, servirá sin saberlo de coartada para que él cometa sus fechorías. La joven encubre a Duque, fingiendo haber pasado la noche juntos en un hotel pero la policía está dispuesta a interrogarla.
Cuando Fina descubre que su hija está saliendo con el Duque, estalla y la abronca. Sin embargo, Cata ya empieza a ser mayor y su madre sabe que no tiene mucho que hacer... ¿o sí?
Por otro lado, Jesús se convierte en el chofer del Duque. Y a su vez, se ofrece a Torres como "topo" para conseguir detener a Duque. Sin embargo, a Torres se le presenta un dilema moral por aceptar su oferta o no.
El padre de Paula descubre a qué se dedica su hija y le exige la mitad de sus ingresos... Paula sólo encuentra una solución a su infierno personal, pidiendo ayuda a Morón.