Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El final no está escrito

En este capítulo, Duque intenta terminar con la vida de Cortés para poder salvar a su amada, la tiene presa en algún lugar secreto del chalé. Además, el intercambio que se iba a producir entre los barcos ruso-colombiano es interceptado por la policía.
Duque se dirige a casa de Cortés para intentar acabar con la vida de Cortés, pero a las puertas le espera morón rodeado de guardaespaldas armados.
Mientras, Cata está cautiva en un lugar de la casa, vigilada como siempre por su malvada cuñada Elena. No sabe lo que Cortés le tiene preparado por no portarse bien e intentar huir. 
La operación policial es inminente, el intercambio ruso-colombiano está cada vez más cerca, Torres sabe que si esto se produce, sabe que será todo un éxito en su carrera pero también sabe que la detención de Cortés ya no será posible. El esposo de Catalina se ve atrapado y se dispone a huir, pero sin antes intentar acabar con sus enemigos.