Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Yurena, más diva que nunca, se reconcilia con Miriam en el plató de 'Supervivientes'

Una Yurena rejuvenecida y feliz ha llegado al plató de 'Supervivientes' entre los piropos de Jorge Javier y el cariño de sus amigos. Muy cambiada y pletórica, ha repasado su paso por la isla y se ha enterado del enfado de su gran amiga Miriam por no defenderla ante los ataques de Víctor Sandoval cuando compartieron la Casa del Árbol. Sin embargo, ambas han protagonizado una reconciliación que les devuelve una amistad que ha dejado algunos de los mejores momentos de esta edición.

Yurena y Miriam, pelillos a la mar
Al ver los vídeos de su amistad y enfado con Miriam, Yurena le ha explicado a Jorge que Miriam había sido alguien muy importante para ella, pero el presentador le ha contado que la que fuera su gran amiga estaba enfadada. A Miriam le sentó muy mal que Yurena no la defendiera delante de Víctor Sandoval cuando compartieron su días en el destierro, pero con el paso del tiempo se ha olvidado de todo y le ha dejado claro a Yurena que siguen siendo tan amigas como antes.
Yurena sueña con cantar en la final del reality
Lapas, pescado y lentejas crudas, Yurena ha comido y ha hecho un montón de cosas que no imaginaba que podía hacer y eso es algo que la enorgullece y la llena de felicidad. La superviviente tenía dos sueños y ha luchado por cumplirlos, uno era participar en ‘Supervivientes’ y otro actuar en la final de ‘Supervivientes 2016’, algo que es muy probable que se cumpla. Jorge Javier se ha encontrado con una Yurena totalmente renovada y que se había quitado kilos naftalina de encima, algo que le encanta y que le hace ver a la mujer joven que se escondía detrás de su físico de señora mayor. La superviviente llegó a Honduras con ganas de comerse el mundo y se ha quedado con una espinita clavada por no haber podido llegar a la final.