Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Lely come por prescripción médica

A tan sólo cuatro días de las puertas de la gran final, Lely ha tenido que visitar al médico de la organización ya que su estómago, después de tres meses de superviviencia, se siente algo resentido. El doctor no piensa que se nada grave, pero si ha querido asegurarse mediante una analítica del perfecto estado de sus intestinos.
El mal estado marítmo no dejó que los finalistas de esta edición de 'Supervivientes'  pasará los  últimos días del concurso se desarrollasen como se esperaba. A Leo, Miriam y Lely les tuvieron que refugiar en una villa donde pudieron descansar en colchones y olvidarse durante unas  horas de lo dura que es la arena de las playas donde llevan viviendo casi tres meses.
Lely, en los útlimos días ha padecido algunos dolores de estómago y diarrea continuamente. La organización ha querido asegurarse del estado de la concursante y la han sometido a un reconocimiento médico. Mientras tanto sus compañeros partían juntos hacía la playa para continuar su aventura en Honduras.
El médico no quiso en ningún momento preocupar a Lely sobre su estado de salud, pero si intentó asegurar la mejora física y estomacal de su paciente. Por este motivo obligó a Lely Céspedes a llevar una dieta a base de arroz cocido y zanahorias. Lo que a muchos nos parece una auténtica dieta 'sosa' a la finalista le supo a gloria y no dejó ni un mísero grano de arroz en el plato.
Después de estar una noche ingresada, esperando los resultados de la analítica más que por su estado de salud, la primera finalista tuvo una buena noticia. Podía incorporarse con sus compañeros. Su estómago simplemente se encuentra dañado por la mala alimentación que ha llevado durante su estancia en el programa, pero la malagueña es fuerte y no iba a permitir perderse los tres últimos días después de tanto sufrido y trabajado.