Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Maite: "Estoy harta de hacer cosas por los demás y que luego nadie haga nada por mi"

Nunca se había visto a Maitetan triste desde que llegó a la isla. Siempre tan correcta, tan amable, tan atenta a todo y a todos, pero nunca tan derrumbada. La comida ha sido la principal causa de su enfrentamiento con Santi, concretamente unos puñados de arroz han desencadenado el llanto de la atleta de la isla.
Previamente, Santi y Matías se habían encaminado en busca, por tercera vez, del 'Espíritu Garifuna' y éste les ofrecía dos suculentos pollos asados a cambio de algo más importante que un simple machete: una nominación. Sólo los dos concursantes podían comerse los pollos si accedían a tener un punto más en las nominaciones de la próxima Gala 9. Además, si alguno de los dos gana la prueba líder, su punto irá para el otro con quien ha compartido la comida. Todo ello, sumido en un secreto que no podían compartir con el resto de compañeros.
Ambos, después de un momento de meditación, decidían disfrutar del 'pollo nomination', tal y como lo ha denominado irónicamente Matías, mientras que Santi no podía creerse lo que tenía entre sus manos. Al volver con sus compañeras, Matías les explicó que se habían comido dos pollos y que en la próxima gala se enterarían de lo entregado a cambio. Ambos dijeron a sus compañeras que no querían comer el arroz que iban a preparar, pero Santi les dijo que "en proporción, a la tarde comemos nosotros". Y Matías, lo explicaba. "echar menos arroz ahora y a la tarde, en lo dulce, echamos más".
De este modo, por la tarde, mientras que Maite preparaba otro arroz, Santi se acercó y le dijo que tenía que echar más para ellos, teniendo en cuenta que al mediodía no lo habían comido. Y a Maite esto le llegó al 'alma', ya que además, según ella, no le escuchó decir nada por la mañana de echar más para ellos. Pero Santi le recalcaba lo que había dicho: "Hemos dicho que lo que no comiamos a mediodía, queriamos comerlo proporcionalmemtne por la tarde".
A ello Maite le contestaba rotundamente: "Yo no te he entendido. Mira Santi, no tengo ganas de comeduras de cabeza". "Hemos comido lo mismo que ayer. Ahora os coméis vosotros seis peces en vez de tres y si para mañana no hay arroz no pasa nada", le contestaba Maite a un Santi extrañado por la reacción de una de sus compañeras más afines en la isla. Para terminar le reprochó que siempre se tiene que comer sus marrones por ser amiga suya. En ese momento, Maite dejó a Santi sólo y se tiró bastante tiempo llorando hasta que Daniela consiguió consolarla. Entre llantos, Maite explicaba a Daniela lo poco que recibe de sus compañeros, cuando ella lo da todo por ellos.