Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los concursantes pierden la calma con Karmele

La falta de alimento en Playa Uva ha terminado con la paciencia de los supervivientes. La segunda prueba de recompensa traía como premio comida, el bien más preciado de la isla, por lo que la no superación del reto ha traído consecuencias nefastas para las relaciones personales del grupo.
Las penurias en Playa Uva han despertado este fin de semana la parte más agresiva de los concursantes. El juego de recompensa ha terminado con la aparente calma que reinaba entre todos ellos, convirtiendo la falta de alimentos después de una semana sin comer en el principal momento de conflicto.
La segunda prueba semanal se ha celebrado en 'Playa Granaita'. Los supervivientes han sido trasladados hasta allí para enfrentarse a un complicado circuito de obstáculos donde los concursantes han tenido que demostrar su destreza y su fortaleza física. El  recorrido constaba de cuatro partes que tendrían que completar para conseguir la recompensa.
Con el paso de la primera parte conseguirían un zumo de naranja; con el segundo, pan caliente, tomate y aceite; con el tercero un pincho de tortilla; y con el cuarto y más complicado el premio sería un fabuloso solomillo, bacon, patatas y ensalada. Todo un manjar por el que los hambrientos supervivientes serían capaces de cualquier cosa.
El equipo integrado por Karmele, Patxi, Nekal y Michel no ha sido capaz de superar el complicado reto. La periodista del corazón, que se encuentra enferma debido a la atroz escabechina que han hecho con ella losmosquitos propios de la zona, ha decidido abandonar a la primera de cambio. El resto de los concursantes han visto recompensado su esfuerzo, algo que ha sentado fatal entre grupo de 'los perdedores'.
El equipo ha culpado a Karmele por no poder comer. La han acusado de vaga y de no esforzarse, algo que a la concursante fotofóbica no le ha hecho ninguna gracia. Teme no volver a ser querida por sus compañeros, de quedarse apartada de la isla y de no poder superar ninguno de los retos impuestos por la organización del programa. Pero depués de la tempestad siempre llega la calma y Karmele, muy arrepentida de haber abandonado el reto, ha pedido perdón a todos sus compañeros. El equipo de Patxi ha aceptado las disculpas de su compañera, pero ¿será real el perdón?