Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una lengua afilada y sin escrúpulos

Comienza la novena edición de 'TSQV'telecinco.es

'Tú sí que vales' cuenta con la lengua más afilada de la tele, que hará temblar a todos aquellos que se suban encima del escenario buscando la gloria.

Si no te ha quedado claro, te lo puede decir en chino. Risto Mejide escupe verdades a la cara de cualquiera que se le ponga por delante. Ese ha sido el papel que le ha hecho triunfar en televisión, pero no ha sido el único que ha desempeñado en su vida, sino uno más y bastante discreto a juzgar por su currículum. Pues sólo como una auténtica proeza se puede definir el haber estudiado chino, como es su caso, o haber terminado sus estudios de Dirección de Empresas en la Universidad de Barcelona (ESADE) y dar clase en una facultad adscrita a la Pompeu Fabra.
Apasionado de la música, era voz y teclista del grupo catalán 'Om'
sus compañeros triunfaron en la música justo cuando él abandonó el grupo
 
La carrera de Risto Mejide es mucho más amplia que eso. Britney Spears, U2, Radiohead, Lou Reed... son solo algunos de los clientes que han solicitado su asistencia cuando trabajaba en el mundo de la publicidad
no triunfó en la música pop, pero compuso singles para anuncios, trabajó como arreglista en álbumes de Luz Casal y colaboró con el emblemático productor Paco Trinidad
 
Toda esta trayectoria fue sacrificada en el altar sagrado de la televisión
Su aparición en
Operación Triunfo fue acordada siempre y cuando se le permitiera decir lo que pensara. Fue así hasta el último día, cuando su afilada lengua le costó el despido
 
Su visión es clara y meridiana y no la esconde. No en vano, en la Universidad ha enseñado durante años la asignatura 'Vieja creatividad para la nueva economía'. En pocas palabras, enseñaba a llamarle al pan, pan, y al vino, vino. Sólo en una ocasión se contradijo, cuando declaró en El País, "si me ofrecieran un programa, diría que no. Soy idiota, no suicida". Pero tomó la cicuta. Risto se enfrentaba entonces a un programa sólo para él, ' G-20 ', donde hacía lo que más le gusta, cantar las verdades del barquero, esta vez no con jóvenes promesas, sino con personalidades destacadas.
Tras este periplo televisivo, Risto comprobaba tranquilo cómo sus obras van sumando ediciones. Tres libros ha escrito, 'El pensamiento negativo', 'El sentimiento negativo' y 'Que la muerte te acompañe'. Alejado durante un tiempo de las cámaras que recogían sus verdades sin anestesia, Risto vuelve a la televisión para hacer lo que mejor se le da: opinar y juzgar. 'Tú sí que vales' cuenta con la lengua más afilada de la tele, que hará temblar a todos aquellos que se suban encima del escenario buscando la gloria.