Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Romeo, condenado al destierro

Tras acabar con la vida de Teobaldo Capuleto, Romeo es condenado al destierro eterno por el Príncipe Escalus. Aunque había avisado con que cualquier acto sangriento entre las dos familias sería condenado con la horca, considera que el joven Montesco lo hizo en defensa propia, razón por la que decide perdonarle la vida.