Ramos, entre lágrimas: “Es un golpe muy duro, teníamos ganas de reivindicarnos y no ha podido ser”