Aurora vive un calvario: sus inquilinos se han convertido en sus okupas