Los okupas que viven con Aurora tratan de esquivar nuestras cámaras