Una cámara de seguridad puede ser clave para resolver el asesinato de un bebé en Gijón