Una empresa española asegura que distribuyen test del coronavirus y que el Gobierno no les ha llamado