Un funcionario de prisión: “Juanín toca la guitarra y los presos internos no pueden dormir la siesta”