Mayka Navarro entra en la nave donde se celebró la ‘rave’ ilegal de 40 horas en Llinars del Vallès