La botella y la funda es lo último de lo que Tomás Gimeno se deshace: "Están muy cerca de la lancha"