El epidemiólogo Salvador Peiró advierte: "Los efectos secundarios graves de la vacuna son muy raros"