Moncho encuentra un vicio capitalista al que no puede resistirse: los videojuegos